Reportaje:

Del tam-tam al cha-cha-cha

Alumnos de un colegio de Huércal de Almería aprenden música con el cuarteto de José Luis Gutiérrez

Francisco Javier (9 años) ya ha decidido que quiere tocar todos los instrumentos de música que le permitan, además del acordeón de su madre. A él, eso de llevar el compás y el ritmo ya le sonaba algo porque tiene un instrumento en casa. Por su parte, Yanira, Yolanda, Minerva y Eva María tienen muy claro que seguirán adelante con sus clases de baile en horario extraescolar: faltó sólo un tris para que las cuatro se arrancaran a bailar por bulerías con la contagiosa música de José Luis Gutiérrez y su banda.

Estos alumnos del colegio público rural Bajo Andarax de Huércal de Almería han sentido, desde primera fila, una magistral clase musical a golpe de saxofón, flauta, contrabajo, teclado y guitarras. Cambiar la pizarra por un cuarteto de músicos es una idea original del saxofonista José Luis Gutiérrez, a quien la obra social Caja Madrid llevará por varias provincias andaluzas.

"Si el recuerdo es bueno, estaremos sembrando", afirma el saxofonista

Durante una hora ininterrumpida de música en directo, los alumnos conocen el origen y los sonidos de raíz de los cinco continentes. Las notas musicales de tan brillante clase práctica van aderezadas con las explicaciones del alma mater de la banda, el propio Gutiérrez: "Sin el blues, que dio paso al rock and roll, al soul y al pop... ninguna de esas músicas habrían existido", explica el músico a los niños con el fondo de Afro blue tenor mandes, un blues clásico americano con el que arranca el concierto.

El siguiente pase musical lleva al auditorio a escuchar música swing, When the sainsts go marchin in. De ahí al estilo rápido, enérgico y revolucionario de los años cuarenta, del be bop que arranca palmas de los alumnos con el memorable tema de Charlie Parker, Anthropology.

Mientras las notas inundan la sala, nombres propios como Thelenious Monk, John Coltrane, Miles Davis, Celia Cruz, Compay Segundo, Jimmy Hendrix, Maceo Parker, La Paquera y Camarón, entre otros muchos, se reflejan en el proyector de un escenario que se rinde a los pies de los grandes creadores musicales del siglo XX. "Hay mucha responsabilidad en este concierto porque, para muchos de los chavales, es la primera vez que escuchan música en directo. Si el recuerdo es bueno, estaremos sembrando", explica el saxofonista José Luis Gutiérrez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La idea de este músico, que colaboró con el maestro Malik Yaqub y cuenta con una larga experiencia en campañas escolares, reside en formar "humanamente" a sus oyentes. "Deben entender que la música nos hace a todos iguales y que hay que disfrutarla, no sufrirla. Ésa es la idea que quiero plasmar con estos conciertos", apunta.

El ecuador del recital llega con la mezcla de la cultura indígena, española y de los esclavos africanos de América que desarrolló la música latina. "¡Azúcar!", grita el auditorio. Bananas boat, de Harry Belafonte retumba entonces en el teatro Apolo de Almería como el típico ritmo del caribe, popular y fácil de bailar en el que se aprecia la importante influencia española.

El funky primero, con sus derivados en el hip-hop o el acid-jazz; y el free jazz después, con su ruptura de armonía, melodía y ritmo, también se dejan oír con sendas piezas hasta llegar al flamenco y el reconocimiento a los jóvenes flamencos que han mezclado el estilo con el jazz y otras músicas.

José Luis Gutiérrez y su cuarteto entonan en ese momento Entre dos aguas, de Paco de Lucía. Tampoco falta el guiño al bossa nova con los acordes de La chica de Ipanema, de Antonio Carlos Jobim.

El recital concluye con sonidos del Brasil, una samba alegre y apropiada para las grandes celebraciones que firma el propio Gutiérrez y cuyo título, Al mal tiempo buena cara, adivina el sentimiento de los chavales por tener que regresar al aula. "He aprendido la historia de la música y lo que más me ha gustado ha sido el saxofón", sentencia Rubén, ávido por compartir en casa, con sus padres, la experiencia de haber hecho la ola para animar a un músico, y no a un jugador de fútbol.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS