Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Internacional

La penúltima joya holandesa

Robben, extremo del PSV, está en el punto de mira del Manchester como sucesor de Giggs

La penúltima perla del fútbol holandés se llama Arjen Robben, un veloz y habilidoso extremo zurdo del PSV Eindhoven que estos días flirtea con el Manchester United. De hecho fue cazado por algunos medios en las instalaciones de Old Trafford. Alex Fergusson, técnico del United, ve en este joven holandés al sucesor de Ryan Giggs, puesto que su estilo de juego es muy similar. Junto a Rafael Van der Vaart, el capitán del Ajax de madre española, Robben está considerado como uno de los futuros líderes de la mecánica naranja.

Con tan sólo 19 años, Robben, nacido en la provincia norteña de Groningen, ya está disputando su cuarta temperada como profesional. Todo empezó en el mes de diciembre del año 2000. El día 3 de ese mes debutó con el modesto Groningen. Dos semanas más tarde, en un día que la gente daba preferencia a ver el patinaje sobre hielo, debutó como titular contra el campeón: el Feyenoord. La hinchada vio cómo un chaval de tan sólo 16 años pasaba como un tornado y reducía a sus adversarios a jugadores de regional.

Desde aquel partido se convirtió en titular indiscutible en el Groningen, como más tarde lo sería en el PSV Eindhoven, un club siempre con buen ojo para los futuros talentos. Pero algo cambió a principios de esta temporada. Después de disputar el partido de la Supercopa de Holanda en el mes de agosto, los médicos del Sint Anna Hospital de Geldrop constataron que el extremo izquierdo tenía un tumor benigno en los testículos. Tras recuperarse, el entrenador del equipo de la Philips, Gus Hiddink, le empezó a sentar en el banquillo. Y no sólo por su baja forma. También le irritaba la manera de actuar del extremo zurdo.

Al finalizar un partido, Hiddink dijo en público que no se tenía que tirar tanto a la piscina. También le reprochó que insistiera en pedir tarjetas para sus contrarios. La estrella del equipo, el artillero serbio Kezman, le acuso de egoísmo. Así, mientras otras promesas como Van der Vaart y Sneijder (éste también del Ajax) se perfilaban como inminentes titulares de la selección oranje, el seleccionador, Dirk Advoocat, sólo daba entrada en los últimos minutos de los partidos al velocísimo Robben. A la vista de tantas incidencias y que el chico no progresaba lo suficiente, tanto sus técnicos como sus compañeros de equipo y selección se apresuraron a matizar que sus críticas sólo pretendían provocarle para que mejorara.

Robben, un joven muy tímido, no dejaba de repetir que era consciente de lo que tiene que hacer para triunfar en el mundo del fútbol. Pero hasta la prensa se tiraba de los pelos, al considerar demasiado sosa a la nueva estrella en ciernes. Para su tranquilidad, la prensa rosa le dio la espalda, a diferencia de lo ocurrido con Van der Vaart, que mantiene una relación con una bella presentadora y actriz. A Robben sólo le interesaba triunfar en el equipo de sus amores, el PSV.

Robben aterrizó en el PSV en el verano de 2002. En su primer curso en la ciudad de la Philips, el PSV se proclamó campeón de Liga. El recién llegado jugó 33 partidos y anotó 12 goles. Al empezar la segunda temporada como jugador del conjunto de Eindhoven ya conquistó su segundo título: la Supercopa holandesa. Su pasión por el PSV viene de la infancia. Poco después de debutar como titularcon el Groningen frente al Feyenoord, el PSV contactó con Robben. Tras hablar con sus padres, el jugador dijo que quería finalizar bien su bachiller antes de comprometerse con el equipo más rico de Holanda. Ahora, su carrera está lanzada como un cohete. Robben ya lleva más de cien partidos y 25 goles como jugador profesional y tres partidos con la selección, en la que ya ha anotado su primer tanto.

Nadie mejor para arroparle que el más importante de los jugadores que ha producido el fútbol holandés. Johan Cruyff dice ser uno de los admiradores más grandes del nuevo Giggs. La leyenda misma le entregó el premio del talento más grande de Holanda por encima de jugadores como Van der Vaart, Van Persie (estrella del Feyenoord que ganó la Copa de la UEFA 2002) y Sneijder, que lleva el nombre del número 14, el número de Cruyff. El jurado estaba compuesto por entre otros Van Basten, Gullit, Kieft y Rinus Michels. No hay duda que el talento del joven Robben está bien avalado.

El destino del habilidoso extremo sería España, país que mantiene la tradición de los extremos. El jugador en varias ocasiones ya ha dicho que desde pequeño es aficionado del Barcelona. Recuerda bien las vacaciones que pasaba en la Costa Brava y desde que en una excursión visitó el Camp Nou se enamoró del entorno blaugrana. Pero Alex Ferguson está dispuesto a llevarle al Manchester y convertirle en el sucesor del gran Ryan Giggs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 2004