Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Decimoctava jornada de Liga

El nuevo oficio de Jorge López

El riojano triunfa en el Valencia tras salir de mala manera del Villarreal, al que se mide hoy, que le traspasó en agosto tras tacharle de "pesetero"

A Jorge López (Logroño, 25 años) no le querían en el Villarreal y el pasado agosto hizo las maletas y fichó por el Valencia, que pagó cuatro millones de euros por uno de los centrocampistas con más clase del fútbol español, un interior diestro exquisito con el balón, técnico y elegante. Pero también un punto vago, o eso, al menos, le reprochaba la grada de El Madrigal, que abucheó al riojano varias veces por su querencia al regate y a entretenerse con la pelota.

Hace unos años, cuando el fútbol manejaba cifras delirantes, Jorge López hubiera costado un ojo de la cara. De hecho, su cláusula de rescisión estaba fijada en 15 millones de euros, pero al presidente del Villarreal, Fernando Roig, le sentó fatal que el futbolista riojano pidiera el pasado verano cuadruplicar su sueldo, ganar 1,2 millones en vez de 400.000 euros por temporada. Roig, intransigente y malhumorado, facilitó su marcha: rebajó la cláusula del jugador de 15 a cuatro millones. "Si no está a gusto que se vaya", dijo el dueño del Villarreal, un equipo al alza que hoy visita al Valencia, candidato al título.

"Roig me tachó de pesetero, de estar todos los años pidiendo aumentos, y eso no es cierto", ha dicho Jorge López, por el que varios clubes se interesaron cuando el Villarreal le abrió las puertas, entre ellos el Atlético, del que es hincha. "Soy simpatizante del Atlético, pero fichar por el Valenia suponía ir a un equipo consolidado entre los grandes. Y, además, mostraron mucho interés por mí", explica quien se formara en los jesuitas de Loyola antes de recalar en el Logroñés y fichar gratis por el Villarreal en 1999.

Jorge López ha despejado en 17 jornadas las dudas de aquellos que discutieron su capacidad para adaptarse a un equipo, el Valencia, duro como el cemento, un grupo compacto que basa su éxito en el orden y el sacrificio de todos sus jugadores, sin excepción. Por eso el fichaje de un futbolista que gastaba fama de indolente despertó cierto recelo. Pero el riojano ha desplegado en el Valencia su mejor versión: es, tras Aimar, el mejor pasador del equipo; ha disputado 14 de los 17 partidos y marcado dos goles.

En Mestalla, hoy, Jorge López se medirá a su ex equipo, entrenado por Benito Floro. "Aprendí mucho con él", dice lacónico. El riojano ha enterrado ya sus diferencias con Floro, quien se empeñaba en colocarle en la banda izquierda pese a que al futbolista no le hacía ni pizca de gracia. Como tampoco le sentó bien que el preparador asturiano le recriminara que fallara tantos pases en el momento en que El Madrigal menos transigía con sus alardes técnicos. Pero esa etapa ya está quemada, y Jorge López ha demostrado que sabe driblar, pasar...y correr.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 2004