Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las muertes en carretera aumentan de nuevo en 2003 tras tres años de descenso

Los fallecidos en Asturias se incrementan el 25%, pero en Castilla y León bajan un 15%

Se rompe la ligera tendencia descendente de las muertes en carretera de los últimos tres años. El pasado acabó con un total de 4.032 fallecidos, seis más que en 2002, según el balance suministrado ayer por la Dirección General de Tráfico (DGT). El aumento porcentual es mínimo en el conjunto de España (un 0,1), pero presenta diferencias sustanciales entre las comunidades autónomas. Así, mientras en Asturias se registraron un 25% más de muertes, en Castilla y León bajaron un 15%, sin que de momento la DGT tenga una explicación sobre las causas de esas disparidades.

Tras tres años consecutivos de descenso vuelven a aumentar las muertes en accidentes de tráfico ocurridos en carretera (computadas a las 24 horas de ocurrido el siniestro y excluidos los ocurridos en zonas urbanas). En 2003 perdieron la vida 4.032 personas en 3.446 accidentes, 12 siniestros más que el año anterior. El aumento es pequeño tanto en muertos como en siniestros, pero más significativo en lo referente a heridos graves (un 5,3% más) y leves (un 2,6%).

Por comunidades autónomas, en 12 de las 17 aumentan las muertes en carretera y sólo en cuatro descienden (Cataluña, Castilla y León, Galicia y Navarra). Algunas diferencias son alarmantes, como el incremento de los fallecidos en Asturias y Aragón en más de un 20%.

La DGT relaciona esas cifras con el incremento del parque móvil español, que según sus datos ha crecido en casi 900.000 vehículos (un aumento del 3,3%), y roza ya los 26 millones.

Así, la relación entre parque móvil y muertes sigue bajando y se sitúa en 155 fallecidos por millón de vehículos. Sin embargo, el propio Ministerio de Fomento en sus informes mensuales sobre matriculaciones recuerda que el parque oficial, al no contemplar el número real de bajas, se estima que puede estar sobrevalorado en torno a un 15%.

Pese a que en Cataluña se ha registrado un descenso de las víctimas mortales del 7,5%, el director del Servei Catalá del Transit, Joan Delort, definía el balance de la Operación de Navidad como un "desastre total", con 34 muertos en 12 días. Una cifra que tiró por tierra la tendencia a la baja que esperaba poder ofrecer. A las ocho de la tarde de ayer 157 personas habían fallecido durante la Operación Navidad en toda España.

Objetivos incumplidos

Tampoco el Real Automóvil Club de España (RACE) se muestra nada optimista con el balance de 2003. Al contrario, lamenta esas cifras no sólo por lo que implican de tragedias familiares sino porque "no cumplen con las expectativas que desde la Unión Europea se han marcado de cara a 2010, objetivo que sí se está cumpliendo en países" vecinos a España.

En Francia, gracias al endurecimiento de las normas contra el exceso de velocidad y a la colocación de radares automáticos en la autopistas, se han reducido las muertes en carretera en un 23% en 2003.

Por ello, el RACE aboga por que la seguridad vial se establezca como una prioridad política y sugiere que la educación en las escuelas y el carné por puntos, entre otras medidas, podrían ayudar a rebajar las siniestras cifras del asfalto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de enero de 2004