Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ferdinand, suspendido por ocho meses

El central del Manchester se perderá la Eurocopa por saltarse un control antidopaje

Rio Ferdinand, defensa del Manchester United y de Inglaterra, fue castigado ayer con ocho meses de suspensión por saltarse un control antidopaje en septiembre pasado. La suspensión, que empezará a aplicarse el próximo 12 de enero, impedirá a Rio jugar los restantes partidos de Liga y Copa, así como de la Liga de Campeones y de la Eurocopa de selecciones nacionales en Portugal. El jugador deberá pagar una multa equivalente a 71.000 euros y las costas del proceso disciplinario.

El Manchester United, en una nota leída por el director del club, Maurice Watkins, flanqueado por el jugador, anunció que recurrirá la sanción, que calificó de "particularmente salvaje y sin precedentes". "Podemos confirmar que Rio tiene el completo apoyo del Manchester United y de la Asociación de Jugadores Profesionales", dijo.

Los jugadores de Inglaterra estuvieron a punto de ir a la huelga hace unas semanas, cuando la federación decidió apartar de manera cautelar a Rio de la selección en vísperas de un partido ante Turquía, fundamental para conseguir la clasificación para la Eurocopa.

El defensa, el más caro de la historia del fútbol inglés, ha contado con el apoyo público de su entrenador, Alex Fergusson, y del seleccionador Sven-Goran Eriksson. Pero los tres miembros del tribunal, encabezados por el presidente de la comisión de disciplina, Barry Bright y reunido durante dos días de audiencias con las partes en el estadio del Bolton, acordaron una suspensión de ocho meses que sorprendió al club. El Manchester United esperaba una suspensión de tres meses. El máximo posible era una suspensión de hasta 24 meses.

El Manchester alega que Ferdinand genuinamente se olvidó de acudir al control antidopaje. El club asegura que no hubo intencionalidad e hizo lo posible por remediarlo en cuanto se dio cuenta de que el jugador se había marchado del campo de entrenamiento sin pasar por el control al que pretendía someterlo un equipo que se presentó sin previo aviso.

Ferdinand, que fue elegido por sorteo junto a otros tres jugadores de la plantilla, fue localizado demasiado tarde, cuando los médicos ya se habían marchado. El jugador se sometió a un control al día siguiente, pero la federación, criticada en el pasado por su complacencia, había impuesto una política de tolerancia cero desde la llegada de su nuevo presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2003