Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre, dispuesta a dividir la región en 10 zonas electorales el año próximo

La Asamblea tendrá que reformar el Estatuto

El vicepresidente del Gobierno, Ignacio González, anunció ayer que una de las primeras medidas que adopte el nuevo Ejecutivo será la reforma del Estatuto de Autonomía para dividir Madrid en "unas 10 circunscripciones de unos 500.000 habitantes cada una". González no precisó una fecha para que la propuesta se envíe a la Asamblea para su aprobación, pero aseguró que la voluntad del Gobierno es que las próximas elecciones municipales y autonómicas se realicen con el nuevo sistema. IU se mostró en contra de la medida, que cree favorece a los partidos mayoritarios.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró en su discurso de investidura su intención de "dividir la Comunidad de Madrid en circunscripciones que agrupen a los ciudadanos por proximidad geográfica". Ayer, el vicepresidente, Ignacio González, aseguró que esta propuesta será una de las primeras que su grupo intente llevar a cabo. Aunque matizó que será cuando comience el nuevo periodo de sesiones en el Parlamento regional el próximo febrero. Según González, los planes del Gobierno son dividir Madrid en unas 10 zonas de unos 500.000 habitantes cada una y en las que cada partido presente unos nueve o diez candidatos.

Para Esperanza Aguirre, "las listas que los partidos presentasen en esas nuevas circunscripciones serían susceptibles de ser mucho mejor controladas por los electores, que podrían conocer mejor a los candidatos". Además, Aguirre propone la creación de listas desbloqueadas en las que el elector pueda tachar los nombres que considere no deben estar incluidos en la candidatura.

Sin embargo, esta intención del PP tendrá que salvar muchos escollos para salir adelante. Para empezar, cuenta con el rechazo de Izquierda Unida. Responsables de esta coalición han explicado que su opinión sobre la medida es que "favorece a los partidos mayoritarios en detrimento de los más pequeños". Para IU, el sistema actual es el más proporcional "puesto que el porcentaje de votos recibidos casi coincide con el número de escaños que se consiguen". Aun así, desde IU se comprometen a estudiar la propuesta de Aguirre una vez que se formalice.

Para que se divida efectivamente a Madrid en 10 circunscripciones electorales es necesaria una reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid. Esta norma, con rango de Ley Orgánica, establece en su artículo 64 la necesidad de que el nuevo texto propuesto sea aprobado por una mayoría cualificada de dos tercios de la Asamblea de Madrid aparte de su refrendo en las Cortes Generales por mayoría absoluta. Por tanto, el PP necesitaría de los votos del PSOE para aprobar esta reforma.

Rafael Simancas, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, asegura que su partido está dispuesto a "estudiar la propuesta del PP", que se analizará en la Comisión del Estatuto de Autonomía. Pero establece dos condiciones irrenunciables para acometer una reforma: la nueva forma de llevar a cabo las elecciones debe establecer que el "voto de todos los madrileños valga lo mismo" y el nuevo texto debe ser redactado por "consenso de las tres fuerzas políticas con representación parlamentaria".

Esta última condición sería definitiva para que las cosas se queden como están, ya que la dirección de Izquierda Unida considera que la propuesta del PP es una medida de "desvertebración de la sociedad madrileña, que puede reducir el número de elegidos y limita la posibilidad de acceso de las minorías" al Parlamento autónomo. Concluyen asegurando que "con toda probabilidad votarán en contra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 2003