LEYES

El Gobierno norteamericano advierte a la industria de que si no mejora la seguridad informática tomará medidas

El Gobierno norteamericano se lo ha dejado muy claro a la industria informática de su país: o mejoran la seguridad o la obligará a ello mediante leyes. Este horizonte lo dibujaron sin matices los respresentantes de la Administración de Bush durante la Cumbre Nacional de Ciberseguridad celebrada en California la semana pasada y en la que cinco grupos de trabajo han hecho sus propuestas al respecto. La cumbre estaba patrocinada por distintas patronales del sector. Los expertos propusieron, según Cnet, tener elaborado para mayo de 2004 un documento básico sobre medidas a tomar con el compromiso de empezar a comprobar algunos resultados en setiembre del año próximo.

Al margen de las medidas previsibles como las de incrementar la conciencia ciudadana sobre la seguridad de los ordenadores domésticos o el crear un sistema de alertas más ágiles sobre peligros en este terreno, uno de los puntos más difíciles es el de certificar la solidez de los programas desarrollados. Una de las ideas es que cualquier programa en desarrollo sea testado por unas herramientas que ayuden a los programadores a localizar vulnerabilidades críticas.

Más información
CNET:

Más medidas

El problema es que estas herramientas de detección, o no existen o son muy caras. La ignorancia o los errores en el desarrollo de los programas hace que se lancen al mercado programas muy poco protegidos al ataque exterior. En la cumbre se analizó la posibilidad de hacer un esfuerzo mancomunado por parte de la indistria informática para disponer de estas herramientas de análisis preventivo.

Otra de las medidas acordadas es enviar un cuestionario de 75 preguntas a los jefes ejecutivos de las compañías para que tomen conciencia de sus posibles debilidades en seguridad.

En cualquier caso, la industria está dispuesta a moverse para evitar una lluvia de leyes desde la Administración de Bush.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS