Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro mujeres mueren calcinadas en un accidente múltiple en Álava

Un coche cae al río Llobregat al ser empujado por otro que se dio a la fuga

Cuatro mujeres de Teruel, de edades comprendidas entre los 22 y 26 años, murieron ayer calcinadas en un accidente en el municipio alavés de Zuya. Con ellas suman 14 las personas fallecidas en siete accidentes ocurridos durante la segunda jornada de salida del puente de la Constitución, que también registró al menos 21 heridos. El mal tiempo provocó además retenciones y obligó a cerrar tres puertos y a usar cadenas en otros cuatro.

El accidente más grave se produjo hacia la una de la madrugada del sábado en la autopista Bilbao-Zaragoza (A-68), en sentido Bilbao, a su paso por el municipio alavés de Zuya. Como consecuencia de una colisión múltiple en la que se vieron implicados seis coches, se incendió un Opel Tigra y murieron carbonizadas todas las ocupantes del vehículo, cuatro mujeres de edades entre 22 y 26 años. Respondían a las iniciales R. F. B, S. M. T, M. J. L. S, y A. M. R. Eran de las localidades turolenses de Calanda, Foz de Calanda y Alcañiz, y viajaban con destino a Bilbao para pasar el fin de semana, dijo a Efe el alcalde de Calanda, Manuel Royo. En el mismo accidente murió también P. A. S., vecino de Vitoria, de 48 años, que fue atropellado por un Nissan Primera cuando se bajó de su vehículo para auxiliar a las fallecidas.

En el accidente se vieron implicados seis vehículos, de los que tres ardieron. De sus ocupantes, nueve, de 21 a 28 años, resultaron heridos y fueron evacuados a los hospitales cercanos. En el hospital vitoriano de Txagorritxu estaban ingresados anoche M. B. I y E. V. M, de 22 años, un varón de 24 años que responde a las iniciales E. G. C, y dos mujeres de 28 años, B. C. M y U. N. A. Al Hospital de Santiago fueron trasladadas dos mujeres, O. O. E y M. V. M, ambas de 28 años, J. G. E., de 21, y J. R. F., de 28. El accidente provocó el corte al tráfico de los tres carriles de la A-68 en dirección a Bilbao hasta pasadas las seis de la mañana. La Ertzaintza no ha hecho públicas las causas del accidente.

El segundo siniestro se produjo hacia las 11.25 en la N-I a su paso por el municipio alavés de Armiñón, en dirección a Burgos, al colisionar dos turismos, uno de ellos con matrícula extranjera. Dos de los ocupantes del primero, J. L.M., de 15 años, y F. P. M. I., de 68, que viajaban en el mismo vehículo y eran vecinos de Logroño, murieron en el acto. La tercera ocupante de su coche, C. L. L. C., de 66 años, murió por la tarde en el hospital.

Sin salir de Álava, una mujer perdió la vida cuando su vehículo chocó con un jabalí que cruzaba la carretera N-I, a la altura de la localidad de Iruña de Oca, hacia las 20.30. Seguidamente otros ocho coches colisionaron al ir golpeando el cuerpo del animal. Se produjeron varios heridos.

Un cuarto accidente mortal tuvo lugar pasadas las tres de la tarde en Ezkio-Itsaso (Guipúzcoa), cuando una ambulancia se salió de la calzada y chocó contra el muro de una casa, informó el Departamento vasco de Interior. Los ocupantes, la conductora y un sanitario, residentes en Rentería, quedaron atrapados en el vehículo. Aunque los bomberos consiguieron rescatarlos con vida, las lesiones de extrema gravedad que presentaban les causaron la muerte en el hospital de Zumárraga.Los dos fallecidos pertenecían a la empresa Ambulancias Guipúzcoa, que trabaja para el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza y además colaboraban como voluntarios con la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA). La ambulancia acudía a un incendio en un bloque de viviendas en la localidad guipuzcoana de Ordizia. Apenas cinco minutos después de este accidente, a escasos 200 metros del lugar, fue atropellado un peatón, un hombre de 80 años vecino de Legazpi, que no sobrevivió al accidente.

En Huesca hubo dos fallecidos ayer en accidente en la N-240, en la entrada de la ciudad de Huesca, identificados como S.R.D., de 31 años, y A.C.D.O., de 28, ambos vecinos de Madrid.

En Barcelona, los Bomberos y los Mossos d'Escuadra intentaban rescatar un vehículo que cayó por un terraplén al río Llobregat, en el término municipal de Olesa de Montserrat, tras ser golpeado por detrás por otro coche que se dio a la fuga. Según las primeras informaciones, en el coche viajaban dos personas. Pasada la medianoche continuaba su búsqueda.

Las malas condiciones meteorológicas dificultaron la circulación en algunos puntos del país. Ya por la mañana se registraban retenciones de entre seis y 10 kilómetros, en las salidas de Madrid y Barcelona. La lluvia se notó especialmente por el tráfico lento en Cádiz, Málaga, Almería, Sevilla y Córdoba, y la niebla complicó la circulación en zonas de Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León.

Además, la situación obligó a cortar los puertos de montaña de Lunada y Estaca de Truebas, en Cantabria, y de Peñanegra, en Ávila. Era preciso usar cadenas en los puertos de La Ragua y Veleta (Granada), y en Mijares y la Plataforma de Gredos (Ávila).

Inundaciones en Sevilla

La capital sevillana registró ayer múltiples inundaciones, con calles y viviendas anegadas, y varias personas atrapadas en el interior de sus vehículos. La situación, provocada por la lluvia, que dejó 60 litros por metro cuadrado, obligó a activar el Centro de Coordinación Operativa, para dar solución a las múltiples incidencias registradas, la mayoría a primera hora de la tarde. Además, llevó al Ayuntamiento de Sevilla a cerrar los parques de la ciudad, como medida preventiva.

Las inundaciones también afectaron a los municipios de San Juan de Aznalfarache, Camas, Tomares, Gelves, Coria del Río, Almensilla, Mairena del Aljarafe y Villanueva del Ariscal, que se sitúan en las márgenes del Guadalquivir.

Dos carreteras secundarias, la A-3114, de Puebla del Río a Aznalcázar, y la A-3116, de Coria del Río a Almensilla, quedaron cortadas por la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de diciembre de 2003

Más información