Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCPV llega con mayoría de delegados a la asamblea de EU que elegirá al sustituto de Ribó

Presentación Urán, Pasqual Mollà y Glòria Marcos aspiran a liderar el partido

El anhelado acuerdo previo no ha sido posible. La VIII Asamblea de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) se iniciará esta tarde en el Paraninfo de la Universitat Politécnica de Valencia sin que los tres aspirantes a sustituir a Joan Ribó como coordinador general de la formación hayan logrado un acuerdo previo. Todo quedará en manos del nuevo Consell Polític, que, en segunda votación, elegirá al nuevo coordinador. Aunque los colectivos que integran EU aseguran que todo está "muy abierto", lo cierto es que el Partit Comunista del País Valencià (PCPV), que presenta como candidata a Presentación Urán, llega a la asamblea con el mayor número de delegados.

La propia complejidad de EU hace que todo esté muy abierto

Esquerra Unida lleva meses preparando una asamblea clave para su futuro en el panorama político valenciano, cada vez más escorado hacia al bipartidismo. Un futuro que se pretende distinto, a tenor de lo expresado por Presentación Urán -candidata del PCPV-, por Pasqual Mollà -aspirante por la corriente Esquerra i País- y por Glòria Marcos -cabeza visible de los independientes-, los tres aspirantes a sustituir al actual coordinador general, Joan Ribó. Pero EU llega a esta nueva cita en condiciones muy similares a las de anteriores procesos asamblearios, debido a su compleja estructura: un conglomerado de colectivos entre los que destaca, como fuerza hegemónica, el PCPV, con una corriente nacionalista que aspira a ensanchar su espacio en la formación y con un nutrido grupo de independientes que también quiere hacer sentir su voz en la coalición. Todos, aparentemente, persiguen el mismo objetivo: una organización reforzada, una dirección capaz de asumir nuevos retos, entre los que destaca el de resituar a EU como una alternativa real con iniciativas políticas y sociales innovadoras y frescas que permitan transmitir a la sociedad que se trata de un proyecto nuevo, útil y eficaz.

Todos los sectores han hecho sus cuentas a raíz del proceso de elección de los 233 delegados a esta VIII Asamblea, en la que el PCPV asegura que tendrá la mayoría. Según esas cuentas, la actual diputada en el Congreso Presentación Urán es la más firme aspirante para sustituir a Ribó. Éste se ha integrado a última hora en la lista del PCPV, que encabeza Urán, rompiendo así su compromiso de neutralidad. Una decisión que ha echado por tierra cualquier posibilidad de acuerdo previo entre los tres candidatos, de manera que todo queda a expensas de posibles pactos posteriores a la elección del nuevo Consell Polític. Algo que ya se produjo en la VII Asamblea de EU, que en diciembre del año 2000 reeligió a Ribó como coordinador general con el apoyo del PCPV, de los partidarios de Mollà y de los de Marcos.

Claro, que entonces EU todavía penaba por los desastrosos resultados cosechados tanto de las elecciones autonómicas de 1999 -en las que vio reducida de 10 a cinco diputados su representación en las Cortes Valencianas-, como de las generales del año 2000 -en que perdió el segundo diputado por Valencia y se quedó sin representación en el Congreso de los Diputados por la circunscripción de Alicante-. Ahora, aunque en los comicios autonómicos de mayo pasado EU sólo logró recuperar un diputado en las Cortes Valencianas -además, in extremis, tras un recurso electoral que le permitió arrebatar al PSPV un escaño inicialmente otorgado a los socialistas-, el ambiente es algo distinto.

Sin embargo, como siempre, la propia complejidad de Esquerra Unida como organización -con un sistema por el que se elige primero al Consell Polític, compuesto por casi medio centenar de personas, quienes, después, en segunda votación, tienen que nombrar al coordinador general de la coalición-, unida al hecho de que en esta VIII Asamblea se han de elegir también tanto los delegados a la VII Asamblea de Izquierda Unida como los candidatos a Congreso en las próximas elecciones generales, hace que todo esté muy abierto. Entre otras cosas, porque los tres aspirantes oficiales tendrán que tener en cuenta que hay otros colectivos que también tendrán algo que decir: la corriente minoritaria Espai Obert y el grupo que encabeza el diputado autonómico por Castellón Ramon Cardona.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, asistirá el domingo a la clausura de la asamblea de EU, a la que asistirán representantes de otras fuerzas políticas de la izquierda, sindicatos y organizaciones ciudadanas.

Cuatro preguntas para tres aspirantes

Los tres aspirantes a sustituir a Joan Ribó al frente de Esquerra Unida del País Valencià coinciden en asegurar que sólo les separan algunos matices y se muestran convencidos de que, gane quien gane, lo importante es que la organización salga reforzada. Este periódico formuló ayer a los tres candidatos las mismas cuatro preguntas. Estas fueron sus respuestas.

- ¿Es posible aún el acuerdo previo?

Pasqual Mollà: "Creo que sí, de hecho, en la reunión de ayer [por el miércoles, de la corriente Esquerra i País] no cerramos ninguna lista, pensando en no hacerlo hasta el último momento".

Presentación Urán: "Yo no pierdo la esperanza de que pueda ser posible, y en ello estamos".

Glòria Marcos: "No. Desde el viernes pasado no ha habido ningún intento de contacto. Imposible no hay nada, pero lo veo muy difícil.

- ¿Qué le separa de los otros dos candidatos?

Mollà: "Son matices, pero en positivo. Mi propuesta parte de una visión amplia, del conjunto del País Valenciano, de la situación diversa de EU en las comarcas y de la necesidad de dar un nuevo impulso a EU. Y en que no hace falta una continuación de la gestión, sino dar un nuevo impulso a EU".

Urán: "Políticamente no nos separan grandes cosas, en todo caso algún matiz, pero no insalvable. Hay gente válida para la organización, hay pluralidad y ganas de trabajar por parte de todo el mundo".

Marcos: "Que yo no tengo ninguna otra fidelidad que el proyecto de EU y que estoy apostando por el futuro, por una EU más plural, más joven, más feminizada".

- ¿A qué aspira?

Mollà: "A ser elegido coordinador y a que EU salga con una política bien definida y a la ofensiva, que pase página de problemas pasados y trabaje de forma unitaria".

Urán: "Personalmente, a que todo salga bien, y como representante de un colectivo, a que podamos llegar a un acuerdo".

Marcos: "A coordinar EU desde la pluralidad y la participación de todos y todas, sin ninguna exclusión".

- ¿Cuál es su pronóstico?

Mollà: "Ganará EU".

Urán: "Me gustaría tener una bola de cristal. Pero esta indefinición, que podría ser vista como algo negativo, en realidad es positivo, porque no llegamos con nada decidido".

Marcos: "No me dedico a eso de la bola de cristal. Quien hace el pronóstico es la asamblea. Pero está todo muy abierto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de diciembre de 2003

Más información