Un policía local y el dueño de un comercio, heridos en un tiroteo en Marbella

Un policía municipal de Marbella resultó ayer herido de gravedad durante un tiroteo con dos ciudadanos de nacionalidad británica que, momentos antes, habían disparado contra el propietario de una tienda de telefonía móvil. El agente fue intervenido de urgencia en el hospital comarcal Costa del Sol, tras recibir un impacto de bala que le afectó a estómago, hígado, bazo y pulmón. Su estado era crítico tras una intervención de urgencia y permanecía en la UCI del hospital. Por su parte, el dueño del establecimiento, también de origen británico, se encuentra ingresado en la clínica UPS de Marbella y su estado es grave aunque fuera de peligro, según fuentes policiales. En el lugar del suceso se encontró un importante número de casquillos de bala.

Los hechos se iniciaron en la Avenida José María Torres Murciano de Marbella sobre las 12.30. Dos individuos, al parecer de nacionalidad británica, dispararon contra el propietario del citado comercio de telefonía móvil, que recibió tres heridas de bala en el brazo. Varios vecinos alertaron rápidamente a la Policía Local, que montó un dispositivo para localizar el vehículo en el que los agresores se dieron a la fuga. Finalmente, el coche, un Peugeot 206 con placas de matricula falsas, fue descubierto en las inmediaciones de la Estación de Autobuses, en la zona de Huerta del Prado.

Uno de los agentes, Miguel Ángel G. M., de 36 años, recibió un disparo a bocajarro cuando trataba de identificar a los dos ocupantes del vehículo, que le dispararon tras darles el alto y mientras estaba vuelto de espaldas. El policía, que quedó tumbado en el suelo, tuvo tiempo sin embargo de repeler la agresión antes de que los dos individuos cambiaran de coche.

Miguel Ángel G. M. fue trasladado rápidamente al hospital Comarcal Costa del Sol en estado crítico. La herida, que afectó a varios órganos vitales, presentaba orificio de entrada y salida.

El segundo vehículo, un Opel Vectra, fue localizado en la urbanización Nagüeles, a espaldas de la clínica Buchinguer. Doscientos agentes de la Policía Local, Nacional y de la Guardia Civil peinaban, a última hora de la tarde, la zona para tratar de localizar a los dos británicos. Un helicóptero del Cuerpo Nacional de Policía y unas 25 patrullas se sumaron al rastreo, en el que se registraron vehículos y casas particulares. Hasta el cierre de esta edición, todavía no se habían practicado detenciones.

Los datos sobre el suceso eran ayer confusos. El concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Fernández, atribuyó en principio los disparos al propietario de la tienda de teléfonos móviles a un supuesto "ajuste de cuentas" y no a un atraco como se llegó a especular. Fernández criticó la falta de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y reclamó más medios.

El agente herido, que se mantiene estable, fue operado de urgencia y, aunque su estado sigue siendo crítico, los médicos se mostraron optimistas, dentro de la cautela, según fuentes del hospital de Marbella.

Un grupo de policías, junto al coche de los agresores y del agente herido en un  tiroteo en Marbella.
Un grupo de policías, junto al coche de los agresores y del agente herido en un tiroteo en Marbella.PEPE SÁNCHEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS