Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ADN demuestra que el suicida de La Cabrera mató a una mujer en febrero

Caso cerrado. La Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real informó ayer de que las pruebas de ADN confirman que el hombre que estranguló y apuñaló el pasado 14 de febrero a Juani Díaz-Flores, de 31 años, en el municipio manchego de Herencia (Ciudad Real) fue Juan de Dios Moreno-Manzanero García, de 38 años, que se quitó la vida el pasado domingo ahorcándose en un poste de luz de La Cabrera (Madrid). Los restos de ADN hallados en la casa de la víctima -el asesino olvidó la colilla de un cigarrillo, entre otros restos orgánicos- coinciden con los de Moreno-Manzanero.

El presunto asesino tenía antecedentes policiales porque en 1990 había acosado y enviado anónimos a varias mujeres de Herencia. La Guardia Civil centró sus investigaciones en todos los vecinos de este municipio que tenían antecedentes. El supuesto homicida estaba entre ellos, por lo que fue llamado por agentes del instituto armado, que le solicitaron que fuera a la casa cuartel para declarar. Quizá, al sentirse acorralado, el presunto asesino decidió suicidarse, según fuentes judiciales.

El análisis de ADN fue realizado con toda rapidez por los agentes de los laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil. Las pruebas confirmaron al 100% que se trataba del vecino de Herencia, por lo que el instituto armado ha dado ya el caso por cerrado.

Moreno-Manzanero, que, entre otros empleos, fue pastor y albañil, vivía en Fuenlabrada con un hermano desde hacía dos años. Cometió el crimen en uno de sus viajes a Herencia. "No conocía a la víctima de nada. Seguramente la eligió porque era muy guapa", señalaron ayer fuentes de la investigación.La personalidad trastornada de Juan de Dios Moreno-Manzanero ha llevado a pensar a los investigadores del caso que, de no haberse quitado la vida, el asesino podría haber seguido cometiendo crímenes. "Si no se hubiese suicidado, es muy probable que tuviésemos ahora a un asesino en serie suelto por ahí", señalaron.

La noticia de la confirmación de la identidad del presunto asesino llegó también a los familiares de Juani Díaz-Flores. Mercedes, una de sus hermanas, relató por teléfono desde Herencia que ella, sus cinco hermanos y sus padres se sienten ahora "aliviados, pero con mucho dolor". "Ya sabemos que ha sido él y que está muerto. Nunca podrá volver a hacer daño a otras mujeres", afirmó Mercedes, que ayer estaba en la casa de sus padres en la localidad manchega. "El marido de Juani está destrozado. Ha pasado unos meses horribles, como todos. Esperamos que ahora podamos todos descansar", añadió.

La hermana de la víctima ignora qué pudo haber inducido a Moreno-Manzanero a llamar a casa de Juani el pasado 14 de febrero para cometer el crimen. La coincidencia de la fecha del asesinato con el Día de los Enamorados hizo que el suceso se conociese popularmente en el municipio manchego como El crimen de San Valentín. "Si estaba enamorado de mi hermana, lo llevaba muy en secreto, porque jamás la acosó ni le envió cartas, como hizo con otras mujeres", contó. "Juani sólo le conocía de verle por el pueblo, no se trataba con él porque sabía que era mala gente y que había asustado a otras muchachas".

Mercedes conocía al presunto asesino de vista, porque hace años él solía ir al videoclub que ella regentaba para alquilar películas, muchas de ellas de contenido pornográfico. En los nueves meses que han pasado desde el crimen hasta su solución, ni Mercedes ni el resto de sus familiares pudieron imaginarse que Moreno-Manzanero era el asesino. "Nos hemos comido mucho la cabeza todo este tiempo. Pensamos en todas las personas que tenemos cerca, pero jamás en él. No era de nuestro entorno. Jamás se nos hubiese pasado por la imaginación", aseguró Mercedes. La familia del presunto asesino reside también en la localidad de Herencia. "No sabemos cómo están ni nos importa", dijo la hermana de la víctima.

Apoyo de Herencia

El abogado de la familia de la víctima, Marcos García Montes, felicitó al instituto armado por el esclarecimiento de los hechos. "Estamos muy contentos. Agradecemos a la Guardia Civil todo lo que ha hecho, y al pueblo de Herencia el cariño y el apoyo que le ha dado a la familia de Juani durante todos estos meses", señaló el abogado. Éste no descartó que haya "terceras personas implicadas", una circunstancia que no contempla en absoluto la Guardia Civil.

Juani Díaz-Flores fue encontrada muerta por su marido, Manuel, en el portal de su casa el pasado 14 de febrero. Moreno-Manzanero la estranguló con el cable de una aspiradora y le asestó después una puñalada. El marido encontró el cadáver por la tarde, al regresar de Madrid, donde trabaja de albañil.

Durante nueve meses, el pueblo de Herencia se movilizó para intentar encontrar al culpable del crimen. Hace sólo 15 días se manifestaron por las calles de la localidad pidiendo justicia. Ese día, algunos vecinos y familiares apuntaron la hipótesis de que el asesinato había sido cometido por encargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2003