Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cotino y Domínguez refuerzan la presencia policial en Russafa para combatir la delincuencia en el barrio

Juan Cotino, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, explicó ayer los detalles de un nuevo experimento en materia de seguridad para luchar contra la delincuencia bautizado como MAS (Más Asistencia en Seguridad). El plan se estrenó el pasado día 10 en el barrio de Russafa y tiene como novedad principal la participación de las policías local, nacional y autonómica. En 14 días, de los seis meses que durará la primera fase, Cotino dijo que la actuación policial se había notado ya en el barrio y que sus actuaciones están directamente ligadas a las necesidades expresadas por los vecinos y los comerciantes de la zona. Los objetivos se resumen en protección especial a los menores del barrio (alertando especialmente sobre situaciones de desatención y absentismo escolar), información a las personas mayores para que practiquen medidas de autoprotección, ayuda a las víctimas del delito, aumento de la seguridad vial, mayor control sobre la salubridad en los establecimientos del barrio, más presencia policial en espacios públicos, actuaciones sobre el tráfico de estupefacientes, revisión de viviendas en mal estado (en cuyas tareas de prevención de derrumbe participan los bomberos), inspección de los locales de ocio y de los establecimientos comerciales (para que regularicen las licencias según su actividad real), registrar solares y edificios a rehabilitar, retirar vehículos abandonados, y controlar la documentación a vehículos y conductores. Miguel Domínguez, concejal de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Valencia, agregó que a las actuaciones policiales se añaden las urbanísticas. "Preparamos una especie de Plan Riva (Rehabilitación Integral de Valencia) como el que ya se desarrolló en el centro histórico para favorecer la rehabilitación de edificios antiguos y la construcción en espacios ahora libres".

Según Cotino y Domínguez, durante los primeros 15 días de operativo ha habido 43 detenciones por tráfico de droga, 14 aplicaciones de la Ley de Extranjería, 464 identificaciones, 55 denuncias por consumo de drogas y cinco denuncias de locales sobre los que se ha solicitado cierre por consumo de estupefacientes.

Al acto acudieron, además, el inspector de la policía nacional para el barrio, Ricardo Ferris, quien lanzó como mensaje a los inmigrantes irregulares delincuentes que "en seis meses estarán en la cárcel o en su país de origen", el intendente principal de la policía local Abelardo Gil, y el inspector jefe de la unidad adscrita, Francisco Quintero. El director general de Interior, Luis Ibáñez, de quien depende Quintero y las inspecciones de los locales, no acudió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 2003