Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las bandas que llegaron de América

La muerte de Ronny Tapias ha disparado todas las alarmas acerca de la presencia en Barcelona de grupos juveniles violentos, como los Latin Kings

La muerte del colombiano de 17 años Ronny Tapias a manos de un grupo de jóvenes a la salida de su instituto, el pasado día 28 de octubre en Barcelona, ha fijado todas las miradas en las bandas callejeras violentas integradas por jóvenes latinoamericanos. Uno de los nueve detenidos por el crimen -y presunto autor de la puñalada mortal-, un dominicano de 16 años, ha confesado ser miembro de una de estas bandas, los Ñetas. También ha reconocido que la muerte de Tapias se debió a una confusión y que sólo pretendían dar un escarmiento a otro Ronny, miembro de los Latin Kings, con el que habían tenido una discusión en una discoteca de L'Hospitalet. Esta versión vendría a confirmar que estas bandas se han implantado en Barcelona y que son capaces de todo, incluso de matar.

Los Latin Kings están considerados la mayor banda criminal hispana de Estados Unidos

Los cuerpos de seguridad, que ya notaron la presencia de estos grupos a finales del año pasado, han activado todas las alarmas para hacer frente a un nuevo tipo de delincuencia juvenil callejera en la ciudad de Barcelona. Un enfrentamiento entre bandas el pasado mes de octubre en el parque del Clot se saldó con tres detenidos y varios heridos por arma blanca. Los arrestados eran ecuatorianos y miembros de los Latin Kings que habían llegado desde Madrid, donde la presencia de estos grupos es anterior a su aparición en Barcelona.

Pero la muerte de Ronny marca un antes y un después. El joven estudiante, que según su familia y amigos no pertenecía a ninguna banda, falleció tras recibir una puñalada en el tórax cuando se dirigía con otro amigo a hacer unas fotocopias cerca de su instituto. Un portavoz de los Mossos d'Esquadra se muestra prudente y afirma que, por ahora, el fenómeno no es alarmante en Cataluña. "Pero si se acaba confirmando que quien mató a Ronny lo hizo por algún motivo relacionado con el mundo de las bandas, el crimen marcaría un punto de inflexión", añade.

Aunque la presencia de estos grupos en España es relativamente reciente, su estructura no es nueva. Reproduce los esquemas de las bandas latinas estadounidenses. Los Latin Kings nacieron durante la década de 1940 en una cárcel de Chicago y pronto se reprodujeron por los principales Estados de EE UU. Más tarde exportaron su organización a Ecuador y Colombia, y después de haber cruzado el charco empezaron a coger cuerpo primero en Madrid y más tarde en Barcelona. Con un historial sangriento de cárceles, extorsiones, venganzas y códigos de honor, está considerada la mayor banda criminal hispana de Estados Unidos.

Un informe de los Mossos d'Esquadra elaborado hace dos meses cifra en 400 las personas que puede que formen parte de los Latin Kings y los Ñetas en Barcelona, L'Hospitalet, Cornellà y también, aunque en menor medida, en Rubí. Sus miembros, hijos de inmigrantes latinoamericanos, se suelen distinguir sobre todo por su forma de vestir. Llevan camisetas y pantalones anchos, gorras y pañuelos en la cabeza, y los colores que más predominan son el amarillo, el negro, el rojo y el blanco. Los Latin Kings, por ejemplo, se distinguen por el negro y el amarillo.

Pero no sólo su aspecto exterior los delata. La forma de saludarse también forma parte de su ritual. Lo hacen mostrando tres dedos imitando la forma de una corona, su símbolo más emblemático. Estas bandas urbanas también suelen hacer pintadas en los parques, plazas y pistas de baloncesto donde se reúnen para dejar claro cuál es su territorio, y para defenderlo no dudan en acudir a métodos violentos.

Su organización interna es muy jerárquica y casi sectaria. Gente próxima a ellos asegura que una vez dentro, salir es casi imposible. El informe de la policía autónoma ha detectado que los grupos de Barcelona dependen directamente de los de Madrid, y éstos, de los jefes de las bandas de Ecuador. Las bandas suelen reunirse normalmente en algún parque o plaza pública y también en bares y discotecas de ambiente latino. Para ser más fuertes y numerosos, acuden a colegios e institutos para captar a nuevos miembros.

En el instituto Sant Josep de Calassanç de Barcelona, donde estudiaba Ronny Tapias, muchos alumnos se habían quejado ya antes del crimen de la presencia de grupos de jóvenes latinoamericanos que frecuentaban la zona para intimidarles y robarles dinero, teléfonos móviles y prendas de vestir. Tres alumnas de 14 o 15 años, que prefirieron no dar su nombre, contaron dos días después del crimen que ya hacía tiempo que bandas como los Latin Kings y los Ñetas merodeaban por el barrio amenazando a los estudiantes. Las tres chicas confesaron sentir miedo tras lo ocurrido y no dudaron en señalar a los Ñetas como los agresores. "Son muy violentos y suelen llevar navajas, bates de béisbol y palos de hierro", dijo una de ellas.

Las jóvenes citaron a los Latin Kings, los Ñetas, los Rancutas y los Latinas como algunas de las bandas que hay en Barcelona. En la capital catalana se suelen reunir en el parque de Pegaso, el de la Sedeta, el del Clot y las proximidades de la estación del Norte. Pero después del asesinato de Ronny han desaparecido del mapa y han cambiado tanto de hábitos como de estética, aseguraron ayer fuentes de la policía autónoma.

Los Mossos d'Esquadra, que desde hace un mes han asumido las tareas de seguridad de L'Hospitalet, también han trazado un perfil aproximado de los miembros de las bandas. Se trata de jóvenes,

tanto menores como mayores de edad, que en su gran mayoría estudian o trabajan y se reúnen durante los fines de semana o cuando salen del trabajo o de la escuela. Además, según los Mossos, no son hijos de familias desestructuradas ni en situación de riesgo social.

Frente común

Los Mossos d'Esquadra están convencidos de que la actuación policial es clave para evitar la proliferación de bandas. "Se instalan cuando hay cierta impunidad; el escarmiento policial funciona", dicen. El departamento de Justicia e Interior de la Generalitat cree que hay que combatirlas "de forma tajante" y que es necesario aprender de la experiencia de Estados Unidos. Por ello, los agentes del grupo de los Mossos especializado ya están siguiendo los pasos de las policías de Nueva York y Chicago. Pero todas las fuentes coinciden en que el problema no se puede abordar sólo desde el punto de vista policial. En la última reunión de la Junta de Seguridad Local de Barcelona se acordó que la fiscalía coordinará un grupo de trabajo para abordar el fenómeno desde el punto de vista judicial, policial y educativo.

La policía ha practicado de momento nueve detenciones en relación con el asesinato de Tapias. Tres menores -dos dominicanos y un colombiano- se encuentran en un centro de internamiento. Dos dominicanos de 19 y 18 años ingresaron el jueves en prisión. Otro dominicano de 20 fue puesto en libertad tras el interrogatorio de la policía, y la juez que lleva el caso decretó ayer la libertad condicional con cargos para tres ecuatorianos, dos de 20 años y uno de 23.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de noviembre de 2003

Más información