Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El antecedente de La Puebla

En 1997, La Puebla era -y sigue siendo- un minúsculo pueblo de 87 habitantes que vivía con la esperanza de que un día Mickey Mouse se hiciese vecino del municipio. Esta localidad, oculta entre una masa forestal de 4.000 hectáreas, montañas de más de 1.800 metros de altitud y cruzada por ríos trucheros, encargó un proyecto para levantar una serrería con la que abastecer de madera a un suministrador de la multinacional Walt Disney. Si el proyecto se hubiera hecho realidad, los vecinos que emigraron a Madrid hace décadas habrían regresado, los jóvenes tendrían trabajo y La Puebla habría remontado su natalidad descendente: en tres décadas pasó de 450 vecinos a 87.

Sin embargo, todo se derrumbó en 1997. La Consejería de Medio Ambiente rechazó el proyecto maderero, entre otras causas, porque "el trasiego de camiones [para transportar la madera] en un ámbito carente de ruidos extraños supondría un impacto sonoro inaceptable".

El alcalde, Pedro Fernández, independiente, quedó decepcionado: "¿Qué quieren, que desaparezcamos del mapa?". La Mancomunidad de la Sierra del Rincón -una entidad que agrupa a cinco pequeños municipios, incluido La Puebla- elaboró en los últimos años otros dos grandes proyectos para evitar el despoblamiento generalizado que afecta a la comarca: un plan para aprovechar comercialmente los extensos jarales de la zona y otro para crear una red hostelera.

El alcalde afirmó aquel año: "Dentro de poco, la Comunidad no tendrá que preocuparse ya por la salud de los vecinos. Al no haber trabajo, no habrá nadie a quien proteger".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2003