INFANTIL | DÍAS DE OCIO

La sala tribueÑe nace con una obra para bebés

Un antiguo garaje abandonado en el barrio de Ventas es, desde ayer, un nuevo espacio teatral, la sala tribueÑe, abierta a iniciativa de la artista Irina Kouberskaya, colaboradora del maestro William Layton. La sala es resultado de un exquisito trabajo de rehabilitación del local, tiene capacidad para 120 espectadores y nace con vocación de ser un espacio polivalente, donde tengan cabida "todas las creaciones que rompan la barrera de la obviedad", en palabras de la artista rusa afincada en España desde hace tres décadas.

"Fomentar el pensamiento artístico no adiestrado" y "romper fronteras entre distintas disciplinas artísticas" son directrices que marcan la actividad de tribueÑe, y para dejar bien claro desde el principio, este teatro se inaugura con una original y esmerada propuesta, la obra Pupila de Agua, concebida para bebés desde seis meses hasta tres años.

El montaje, creación de la compañía La Casa Incierta, ha sido dirigido por Carlos Laredo, que lo describe como "experiencia poética y sensorial". Su trayectoria como director del festival Teatralia le ha permitido conocer a fondo el teatro para la primera infancia que se hace en el mundo; un terreno muy poco transitado en España.

Pupila de Agua, que alude poéticamente al nacimiento, surge de la búsqueda de comunicación por vías no intelectivas, para lo cual resultó básica, según Laredo, la convivencia del equipo artístico en una escuela para niños con discapacidad sensorial. En el escenario son protagonistas tanto las dos actrices como la música, los objetos (zapatos idénticos pero de distintos tamaños, vasijas de cristal...) o la blanquísima luz que inunda la escena. La obra dura 30 minutos, tiempo estimado por los especialistas para fijar la atención de un bebé.

Pupila de Agua. Sala tribueÑe (Sancho Dávila, 31; Metro Ventas). Sábados y domingos (11.00, 12.00 y 13.00). Hasta el 7 de diciembre. www.lacasaincierta.com

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS