Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas apoyarán las cuentas de Txabarri si se admiten sus enmiendas

El proyecto de presupuestos de la Diputación de Guipúzcoa para 2004, elaborado por el gabinete de Joxe Joan González de Txabarri, sólo encontrará el rechazo frontal del PP, mientras que el resto de los grupos de la oposición (PSE-EE, IU y Aralar) dejan la puerta abierta a acuerdos con el Gobierno foral. Txabarri cerró ayer la ronda de conversaciones con estas cuatro formaciones para analizar las cuentas forales, cuya aprobación está garantizada con el respaldo del PNV y EA, que gobiernan con mayoría absoluta en la provincia. El presupuesto prevé gastar 566 millones de euros, de los que el 36,7% se destinará al gasto social y otro 27,8% para carreteras.

El portavoz socialista, Miguel Buen, manifestó que su formación adoptará una posición de "crítica constructiva" y apoyará los presupuestos si los nacionalistas aceptan sus enmiendas. Puso de manifiesto que el proyecto económico dedica más dinero a la política social porque no se computan los 82 millones que invertirán las sociedad públicas Bidegi y Bidelan en las autopistas A-1 y A-8. También echó en falta partidas para compra de suelo para viviendas y la congelación del presupuesto dirigido a colectivos de difícil inserción social, entre otras carencias.

Regina Otaola, del PP, anunció que su grupo no votará a favor porque el presupuesto es "una lanzadera" del plan Ibarretxe. El representante de IU, Jon Lasa, afirmó tras reunirse el pasado martes con Txabarri que las cuentas tienen un carácter "más progresista" que las anteriores, y Aralar resaltó la esfuerzo de la Diputación en políticas sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de noviembre de 2003