Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siemens se adjudica la señalización del AVE a Barcelona por 335 millones

El GIF deja fuera a Ansaldo-Cobra, a la que culpó del retraso en el tramo Madrid-Lleida

El Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) ha adjudicado el macrocontrato para la señalización y comunicaciones del tramo de alta velocidad que unirá Lleida y Barcelona al consorcio formado por la alemana Siemens, la francesa Alcatel y las españolas Dimetronic e Indra por un importe de 335 millones de euros. De esta forma, el ente público dependiente del Ministerio de Fomento deja fuera a la sociedad integrada por el grupo italiano Ansaldo y Cobra, filial de ACS, que se encargó de los sistemas de señalización del AVE Madrid-Lleida y al que el Gobierno recriminó en su día ser el principal responsable del retraso en más de nueve meses de la puesta en marcha de esta línea.

Tres candidatos competían por este jugoso y controvertido contrato (Siemens, Ansaldo-Cobra y la francesa Alstom), que comprende la instalación en el tramo del AVE Lleida-Barcelona del sistema de seguridad y señalización ERTMS (permite que los trenes circulen a 350 kilómetros por hora). Ansaldo-Cobra acudió al concurso, pese a que Fomento le acababa de abrir un expediente por los retrasos que le imputaba en el Madrid-Lleida. En plena polémica, el secretario de Estado de Infraestructuras, Benigno Blanco, aseguró que su oferta era tan válida como las otras. Pero finalmente la candidatura ganadora ha sido la presentada por Siemens, Alcatel, Dimetronic e Indra.

El contrato, por un importe de 335 millones, incluye "el proyecto, obra y mantenimiento de las instalaciones de enclavamientos, sistemas de protección del tren, sistema de telecomunicaciones, sistema de radio móvil GSM-R" del tramo Puigverd de Lleida-Barcelona Sants, según el GIF, responsable de la gestión de las vías del AVE, que aprobó esta adjudicación en la reunión de su consejo de administración del 17 de octubre pasado. También contempla la instalación del sistema convencional ASFA, que permite a los trenes circular a 200 kilómetros por hora, y el ERTMS (Gestión de Tráfico Ferroviario Europeo).

Cambio de modelo

Para el tramo Lleida-Barcelona, Fomento ha cambiado el modelo utilizado para las adjudicaciones en el tramo Madrid-Lleida, que se basó en el reparto de contratos entre muchas empresas (por ejemplo, Ansaldo-Cobra se hacía responsable de la señalización, mientras Siemens se encargaba del sistema radio móvil, que permite a los trenes comunicarse entre sí). Ahora el departamento que dirige Francisco Álvarez-Cascos ha seguido el modelo empleado en el AVE a Sevilla y ha unificado en un solo paquete la señalización y las comunicaciones.

La decisión del Gobierno de adjudicar la línea Madrid-Lleida a cientos de empresas ha provocado descoordinación y retrasos en un proyecto que llegará hasta la frontera francesa y que vale más de 10.000 millones.

El Ejecutivo se ha comprometido a poner en marcha el AVE a Barcelona a final de 2004, aunque existen dudas de que ese plazo se pueda cumplir. Para evitar problemas, el GIF ha delimitado en este nuevo contrato de forma más concreta los plazos para la entrega. Este grupo de empresas encabezado por Siemens cuenta ahora con tres meses para redactar el proyecto y de otros seis para instalar los sistemas, con lo que la ejecución de la obra deberá concluir en nueve meses, en verano de 2004. El contrato incluye el mantemiento hasta el 31 de diciembre de 2006.

Además, en el mismo consejo, el GIF dio luz verde al contrato de electrificación, señalización y comunicaciones de un tramo de alta velocidad que unirá Madrid y Toledo por un importe de 79,78 millones. El ganador volvió a ser el consorcio integrado por Siemens. Queda pendiente una tercera adjudicación, la del tramo Segovia-Valdestillas (Valladolid), que la cúpula del GIF podría decidir en su reunión de este mismo mes.

Un duro revés

La decisión de Fomento supone un duro revés para los planes de Ansaldo Signal, que ansiaba convertirse en líder de sistemas de señalización ferroviaria en el mercado español. A través de su filial CSEE Transport, y de la mano de Cobra, filial de la constructora presidida por Florentino Pérez, la empresa italiana, que pertenece al grupo Finmeccanica, se ha presentado a todos los concursos: ganó el Madrid-Lleida, pero ha perdido los que llevarán el AVE a Barcelona y a Toledo; sólo falta por ver qué pasa en el Segovia-Valladolid.

En una entrevista reciente con este periódico, el consejero delegado de Ansaldo Signal, Roberto Gagliardi, defendía la experiencia de su empresa, que asegura tener una cuota de mercado en sistemas de señalización de líneas ferroviarias de alta velocidad del 80%, para lograr su objetivo. "Para ganar confío en mi gente, en mi equipo, y en la tecnología", explicaba pocos días antes de que el contrato de la señalización del Lleida-Barcelona se adjudicara a otro candidato.

El retraso en el sistema de seguridad y señalización del AVE a Lleida ocasionó, según Fomento, el retraso de nueve meses en la puesta en marcha de este servicio, que se inauguró en septiembre pasado. Ese retraso es en realidad mucho mayor, ya que los trenes sólo pueden alcanzar de momento una velocidad punta de 200 kilómetros por hora, ya que el ERTMS aún está en pruebas.

El 'tren alemán' se retrasa

El plazo de entrega de los dos primeros trenes que cubrirán la línea Madrid-Barcelona finalizó ayer. Talgo, que ganó junto a Siemens el concurso para fabricar estos trenes, entregó la primera unidad a final de octubre, pero el grupo alemán no lo ha hecho. Siemens ya admitió en agosto pasado que esto iba a suceder.

Según la empresa, la fabricación de los 16 trenes que Renfe le encomendó (otros 16 son responsabilidad de Talgo) marcha "razonablemente" sobre los plazos previstos y "cumplirá el compromiso de entregar antes de que finalice 2004 todos los trenes". Si Renfe considera que Siemens ha incumplido el contrato, podría aplicar penalizaciones.

El llamado contrato del siglo (740 millones de euros) establecía la entrega de la primera unidad de pedido en el mes que finalizó ayer para realizar pruebas hasta marzo o abril de 2004. El segundo tren debe entregarse en marzo de 2004. El resto de las entregas se completarán a lo largo del año que viene.

Mientras, Renfe está cubriendo la línea con dos Alstom del AVE a Sevilla y 12 Altaria, de Talgo. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, ha dicho que el desvío de trenes causará un "perjuicio irreparable" a la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 2003

Más información