Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Decima jornada de Liga

El portero del consenso

San Mamés bendice a Aranzubia para concluir un debate abierto desde que se fue Zubizarreta

El 19 de diciembre San Mamés eligió portero. Tras una doble parada a tiro de Pedro Martí y rechace a bocajarro de José Mari, del Villarreal, las tribunas de la Catedral se pusieron en pie y concedieron a Dani Aranzubia (24 años) una ovación de más de un minuto. Por fin el run run que atenaza a los porteros del Athletic se convirtió en aplausos sin concesiones. Tras el descanso, cuando se dirigía a la otra portería, la ovación fue mayor y el muchacho respondió con algo más que un saludo de cortesía: tres nuevas paradas volvieron a salvar a su equipo.

Aranzubia vivía una situación inhabitual. San Mamés vive en estado permanente de alerta desde que Zubizarreta (hoy director deportivo) abandonó el club rojiblanco con destino a Barcelona en 1986. El Athletic había vivido tranquilo durante muchas décadas gracias a tres porteros. Primero Carmelo Cedrún, que defendió la portería durante 14 temporadas seguidas. Luego le relevó José Angel Iribar, durante 18, que en su trayecto sepultó en el banquillo a seis porteros (Deusto, Marro, Aizpuru, Burgueña, Zaldúa y Agirreoa). Y luego Zubizarreta, que tras cinco temporadas dejó un vacío que quemaba porteros como el fuego en la madera. Cedrún, Meléndez, Biurrun, Iru, Kike, Valencia, Aizkorreta, Imanol Etxeberria y Lafuente han sentido las dudas de San Mamés. Curiosamente, el Athletic había vivido 32 temporadas con dos porteros (Carmelo e Iribar) y sin embargo desde Iribar hasta hoy han circulado 17 guardametas sin suerte en el club, a excepción de Zubizarreta, llamado a marcar una época cortada por su traspaso al Barcelona.

En el Mundial Sub-20 de Nigeria alternó la titularidad con Iker Casillas

Zubizarreta: "Tiene una gran envergadura que, sin embargo, contrasta con una inusual rapidez"

Aranzubia era un aspirante más. Nacido en Logroño, el Athletic lo captó en la edad cadete cuando jugaba en el Loyola de la capital riojana. Desde entonces exhibía una singular envergadura, aunque a los rectores del club bilbaíno les llamaron la atención otras dos características. "Sorprendía por su gran confianza, su capacidad para resolver con tranquilidad situaciones difíciles", recuerda José Mari Amorrortu director de Lezama hasta 2001.

Andoni Zubizarreta asegura que una de las características de Aranzubia es que "siendo un portero de gran envergadura -algo muy importante en el fútbol actual- sin embargo exhibe una rapidez no habitual en ese tipo de porteros". El ejemplo se escenificó en el partido contra el Villarreal. Las dos paradas se produjeron en el tránsito de un segundo. En ese escaso periodo de tiempo, Aranzubia consiguió levantar y orientar sus 186 centímetros y sus 82 kilos para repeler el segundo disparo.

Su trayectoria invitaba a pensar que llegaría al primer equipo. De hecho se confirmó en el Mundial sub-20 de Nigeria, cuando alternó con Iker Casillas la portería de la selección española, aunque Aranzubia fue quien llevó en mayor medida los galones de la titularidad. Campeón mundial, vio cómo Casillas debutaba en San Mamés con el Madrid, mientras él estaba lejos de alcanzar tan ilustre objetivo con el Athletic. Hoy se verán las caras de nuevo, cada uno con sus equipos y con la etiqueta de porteros jóvenes con mayor proyección en España. Casillas ya consagrado y él en fase de conseguir primero el reconocimiento de San Mamés y alcanzar después un lugar en la selección, donde ya ha sido convocado para un entrenamiento por Iñaki Sáez.

Valverde ha frenado la euforia: "Aranzubia tiene que seguir trabajando porque aún está empezando". Otros veteranos del fútbol han recordado que le convendría huir de la comparación con los ilustres predecesores del Athletic (Iribar, Zubizarreta). No en vano, en la temporada 1999/2000, los porteros del Athletic eran Imanol Etxeberria y Lafuente y ninguno llevaba el número 1, como si huyeran de una maldición.

En el Santiago Bernabéu, Aranzubia pasa hoy otra prueba. Ya ha jugado tres veces contra el Real Madrid, con los tres resultados posibles. Ronaldo, Zidane, Raúl y Guti le han hecho gol y en la semifinal de Copa de 2002 falló con estrépito. Pero hoy está más asentado que entonces. San Mamés ha encontrado un portero al que querer aunque en el fútbol la capacidad de olvidar es infinita. Que se lo pregunten a los nueve que intentaron suceder a Zubizarreta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 2003