Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Octava jornada de Liga

Los destellos de Joaquín salvan al Betis ante el Albacete

Los buenos ingredientes suelen salvar las chapuzas de los malos cocineros o de los buenos a los que les habría sido mejor no levantarse de la cama. Víctor Fernández intentó buscar fluidez alineando a Capi junto a Assunçao en el doble pivote y Fernando en el enganche, pero el equipo que le salió fue puro grumo. Tan sólo la calidad -intermitente, pero definitiva ayer- de Joaquín salvó al Betis de la indigestión.

Con los béticos sin norte, el Albacete comenzó triangulando y gustándose. Mikel usó su talla de mocetón para marcar de cabeza un centro de Redondo tras un robo de calidad de Delporte. No había pasado un cuarto de hora y los pasionales aficionados locales ya habían empezado con los pitos y las chuflas hacia sus jugadores.

BETIS 3 - ALBACETE 2

Betis: Contreras, Taïs, Lembo, Juanito, Mingo (Rivas, m. 71); Assunçao, Capi; Joaquín, Fernando, Denilson (Ito, m. 83); y Tote (Benjamín, m. 60).

Albacete: Roa; Óscar Montiel, Pablo (Álvaro, m. 27), Buades, Paco Peña; Viaud, Parri; Redondo (Aranda, m. 68), Basti (David Sánchez, m. 57), Delporte; y Mikel.

Goles: 0-1. M. 11. Mikel, de cabeza, a centro de Redondo.

1-1. M. 42. Tote, a pase de Denilson.

2-1. M. 44. Fernando, de penalti.

3-1. M. 49. Capi, a envío de Joaquín.

3-2. M. 66 Parri, de falta.

Árbitro: Muñiz. Amonestó a Peña y Parri.

33.000 espectadores en el Ruiz de Lopera.

El partido inició una fase mala, malísima, en la que pronto empezó a destacar la candidez de los centrales del Albacete. Ferrando intentó atajarlo con un cambio y la reubicación de Viaud en la zaga tan pronto como el minuto 27. Y, como a Víctor Fernández no se le ocurría nada para solucionar el partido, Joaquín cogió la pelota y se fue hacia la puerta. Se iba, se iba, se iba..., hasta que un defensa envió el balón a córner. Tras el saque de éste marcó Tote. Tras otro jugadón del extremo bético con pase a Tote, el árbitro pito penalti en un tropezón de Peña, que se cayó contra el delantero -luego, no señaló uno de verdad a Capi y dos a favor del Albacete-, y el Betis remontó.

Nada más comenzar la segunda parte, Joaquín hizo otra maravilla con la punta de su bota y dejó solo a Capi frente a Roa. Gol y perdón de la grada.

Parri cortó la euforia y marcó un golazo de falta que culminó un excelente trabajo. El mejor del cuadro manchego con mucha diferencia. Joaquín, sin embargo, no pudo redondear el suyo al entrarle el tembleque en un uno contra uno con Roa a un minuto del final.

Al cabo, los niños agitaban bufandas y banderas y los aficionados se abrazaban. Pero era porque el Villarreal había empatado al Sevilla, no por el tostón que les habían hecho tragar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de octubre de 2003