Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Aulas

Energía bajo control

La Universidad jiennense prepara un programa para detectar el fraude eléctrico

La Universidad de Jaén (UJA) ha creado un grupo de investigación cuyo objetivo es desarrollar sistemas y dispositivos para la detección del fraude eléctrico. Esta iniciativa, que responde a un convenio marco suscrito entre la UJA y la compañía de electricidad Sevillana-Endesa, tiene como primer encargo la creación de un mecanismo encaminado a la detección de falsas acometidas, es decir, "aquellas líneas de conducción eléctrica establecidas entre el suministrador de la red y la toma del abonado cuyo consumo no es detectado por el contador", explica Pedro Gómez, coordinador del proyecto y director de la Escuela Politécnica Superior de la UJA.

Ya en 1996 este equipo de profesores creó cerca de una treintena de dispositivos que fueron utilizados por la compañía de electricidad y que señalaban el fraude de falsas acometidas, pero tras un análisis posterior. "Ahora, nuestra intención es perfeccionar esos primeros aparatos, mucho más pequeños, con el objetivo de que el chequeo de la energía que realmente se consume pueda ser detectada en tiempo real, y sin la necesidad de que la empresa tenga que levantar una calle para encontrar la conducción ilegal", explica el coordinador del proyecto.

Aunque el consumo fraudulento de electricidad supone aproximadamente el 1% del total de la energía generada en España, las pérdidas para las compañías eléctricas se estiman en cien millones de euros anuales, algo más de la mitad de los 175 millones de euros que genera la energía consumida en Andalucía.

El equipo multidisciplinar, formado también por los profesores Gabino Almonacil, del área de telecomunicaciones, y Juan Gómez, del área de electricidad, que presentará un primer dispositivo en un plazo de seis meses, seguirá trabajando en otros proyectos que buscarán dar soluciones a nuevos y posibles fraudes cada vez más sofisticados. En este sentido, Pedro Gómez hizo hincapié en el uso de las nuevas tecnologías y en la aplicación de diferentes programas informáticos que pueden manipular los contadores digitales actuales.

Este primer proyecto cuenta con una inversión de 27.500 euros y, según Sevillana Endesa, se suma a la actividad de prevención, control y detección del fraude en el suministro eléctrico que la empresa desarrolla en más de cuatro millones de contadores de energía eléctrica contabilizados entre las ocho provincias andaluzas y Badajoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de octubre de 2003