NUEVAS ELECCIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La izquierda lleva a los comicios promesas contra la corrupción

El PP mantiene intacto su programa electoral - El PSOE promete una ley para castigar la "indignidad" de los diputados tránsfugas, con la expulsión del Parlamento - IU propone un código ético

Hacía 15 años que la Comunidad de Madrid no sufría un episodio tan grave de ruptura institucional por la traición de dos diputados al partido político en cuya lista salieron elegidos. En 1988 fueron dos parlamentarios los que huyeron del PP al Grupo Mixto. Uno de ellos, Nicolás Piñeiro, evitó un Gobierno de centroderecha y sigue todavía compitiendo con el partido que fundó entonces, el PRIM, en las elecciones autonómicas. No tiene ningún éxito. Logró 2.096 votos en los últimos comicios, del 25 de mayo, el 0,07% del total escrutado.

El tránsfuga Tamayo también presenta ahora su candidatura, Nuevo Socialismo (un partido con 325 afiliados, según los datos que suministra). La Junta Electoral ha registrado 22 listas, dos más que el 25 de mayo.

Más información
"Abstenerse es votar a los especuladores y a Tamayo"
"No ficharé para mi Gobierno a Romero de Tejada"
"Esperanza Aguirre se ha aprovechado de los tránsfugas"

El Partido Popular se quedó en las últimas elecciones autonómicas de Madrid a un escaño de la mayoría absoluta y a 31.928 votos de la suma de IU y PSOE. Para esta disputa, los partidos han preparado recetas diversas. Mientras los socialistas han aprobado una campaña de publicidad provocadora, denunciando la corrupción y prometiendo medidas de regeneración democrática, el PP anuncia "una campaña sosegada", en la que presentará las mismas ofertas que el 25-M con la idea de que garantizan un buen gobierno.

Lo que sigue resume los planes electorales de los tres partidos con más probabilidades de lograr representación en el nuevo Parlamento de la Comunidad de Madrid tras las elecciones del próximo 26 de octubre.

- Partido Popular. "Será suficiente con los mismos votos que el 25-M". "Nuestra idea es hacer una campaña sosegada. Si conseguimos que los mismos que votaron a Esperanza Aguirre el 25 de mayo [1.429.890 personas, el 46,67%] vuelvan a votar, creemos que será suficiente", señala Juan Carlos Vera, el director de campaña de la candidata del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todos los cálculos de los expertos vaticinan una abstención superior al 40%, lo que supondría que casi dos millones de ciudadanos no acudirían a votar el 26 de octubre. Eso supondría 10 puntos más que hace cinco meses y 450.000 votos menos en las urnas.

Con los votos cosechados por el PP el 25 de mayo, alcanzaría el 53% de los votos, más que suficiente para gobernar con una mayoría absoluta holgada nunca conseguida antes por este partido en la Comunidad de Madrid, donde la cifra más alta la cosechó Alberto Ruiz-Gallardón en las elecciones de 1999 con el 51,07%. Para que el deseo de Vera se haga realidad es necesario que todo el aumento de la abstención prevista (10 puntos) corresponda a votantes del PSOE o de IU.

Para ayudar al empeño de Esperanza Aguirre, el PP apoyará su campaña, cuyo lema es Garantía de buen Gobierno, con la presencia de su candidato a presidente del Gobierno central y secretario general, Mariano Rajoy, en "cuatro o cinco actos de campaña", según Vera.

- PSOE. "¿A quién castiga el voto de castigo?". El equipo del socialista Rafael Simancas, secretario general de la Federación Socialista Madrileña y candidato a presidente regional, se juega algo más que el éxito o el fracaso en unas elecciones. Se juega un futuro de estabilidad en el partido y recuperar el Gobierno que perdieron por dos agujeros de su lista.

Simancas obtuvo el 25 de mayo pasado los mejores resultados electorales del PSOE en 20 años. Casi 200.000 votos más que en las últimas elecciones generales. Y cosechó más votos para el PSOE que la mayoría de los alcaldes socialistas de la comunidad, salvo en tres municipios.

"Ahora, nuestro primer adversario es la abstención. Con mantener el porcentaje de voto del 25-M (39,99%) nos conformamos", explica Antonio Romero, director de campaña de Simancas.

Los socialistas han cambiado de agencia de publicidad y han optado por mensajes provocadores para movilizar al electorado: Tu voto no tiene precio o ¿Quién acabará pagando lo que han pagado los especuladores?

Simancas se volcará en Móstoles y Alcalá, los dos municipios más poblados después de Madrid donde el PSOE perdió la alcaldía en las pasadas elecciones, y también en los distritos de la capital. Romero le ha organizado un acto importante en un instituto de enseñanzas medias. "La juventud vota a Simancas y ahora se incorporan 30.000 jóvenes al censo electoral", explica.

El programa mantiene sus apuestas en vivienda, sanidad o educación e intensifica las promesas de regeneración democrática. En el programa electoral destacan tres propuestas:

-Un registro, de acceso libre a cualquier ciudadano, donde figure el patrimonio de los cargos públicos, "igual que en Estados Unidos", señala Romero.

-Creación de la figura del diputado no adscrito, para evitar que los tránsfugas se beneficien de los privilegios que otorga el Grupo Mixto.

-La declaración de indignidad. El Parlamento regional, con mayoría cualificada, puede calificar de indigno a un diputado por una posición reprobable "desde el punto de vista ético" y aprobar su expulsión de la Cámara.

José Luis Rodríguez Zapatero y los barones más notables del PSOE, José Luis Rodríguez Ibarra, José Bono y Manuel Chaves, arroparán a Simancas en la campaña.

- IU. "Los que votaron verde pueden votar ahora IU". La federación de izquierdas acude a las próximas elecciones con un "mensaje de rebeldía", según el diputado autonómico Eduardo Cuenca, director de la campaña electoral de Fausto Fernández, candidato de IU a la presidencia regional. Su lema es No permitas que otros decidan por ti. Es tu elección. Sus objetivos: "Aquellos que votaron verde la otra vez [en estas elecciones vuelven a presentarse dos listas], pueden votar ahora a IU. Es un voto para frenar a la derecha. Aquellos que se sienten defraudados por lo que ha pasado no deben quedarse en casa, sino votar a IU".

En su programa llevan medidas de regeneración democrática: "Un código ético del cargo público y acceso público a las declaraciones de bienes de los electos y los cargos". Y su estrategia es seguir esforzándose en los feudos donde lograron más apoyos el pasado 25 de mayo. Con 235.000 votos (el 7,68% del total) lograron nueve escaños, que eran suficientes, sumados a los 46 del PSOE para formar mayoría absoluta. Dos tránsfugas han obligado a la izquierda a volver a empezar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS