Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Liga de baloncesto empezará a pesar de no haber cerrado un acuerdo con TV

Los clubes aceptan la predisposición de Televisión Española a negociar aunque será a la baja

Los clubes profesionales de baloncesto retiraron anoche su amenaza de suspender el inicio de la Liga. El conflicto, surgido a raíz de los derechos de televisión, quedó desbloqueado después de que la Asamblea de Clubes (ACB) aceptara un principio de acuerdo con TVE, a pesar de que la oferta es a la baja. Los clubes no ingresarán 15 millones de euros anuales como hasta ahora, pero salvaguardan unos ingresos que consideran suficientes. Las negociaciones continúan, pero varios partidos de la primera jornada, serán retransmitidos por las autonómicas.

Los clubes deberán apretarse el cinturón. Así lo insinuó ayer el presidente de la ACB, Eduardo Portela. "No vamos a conseguir lo mismo, ni mucho menos. Pero los clubes sabían que eso iba a suceder. Es lógico cuando hay una negociación", afirmó. Sin embargo, Portela dio por satisfactorias las cifras provisionales que le expuso el director general de Televisión Española, Juan Menor, con el que se reunió poco antes de que empezara en Madrid la Asamblea General de Clubes, en la que estos estaban decididos a suspender la primera jornada de la Liga que se disputa este fin de semana.

Las negociaciones para cerrar el acuerdo con TVE y posiblemente también con Canal+ y la FORTA deben proseguir pero los clubes entienden que la buena predisposición de Televisión Española es suficiente para "desbloquear el conflicto " y para "normalizar las relaciones con la administración y los operadores televisivos". Portela se reunió ayer por la mañana con el secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez Angulo, para pedirle disculpas por haberle responsabilizado de no haber cumplido los compromisos adquiridos con los clubes.

Durante los últimos cuatro años, la ACB percibió un total de 72,2 millones de euros por derechos de televisión. De ellos, 63 los pagó Canal+ y el resto, las tres televisiones de la FORTA que emitían partidos en abierto, TV-3, Canal Sur y Canal 9. La firma de un nuevo contrato principal con Televisión Española, además de otro de inferior cuantía con Canal+ y la FORTA, se antoja como la única vía para que los clubes puedan hacer frente a sus prespuestos. Pero el Ente Público Radiotelevisión Española arrojará unas pérdidas de 623 millones de euros y su deuda acumulada ascenderá a unos 6.600 millones de euros según al anteproyecto de presupuesto de 2004. Este año, según Juan Menor, TVE dispone de 100 millones de euros menos para compras de derechos de eventos deportivos y el año próximo tendrá que negociar la compra de los derechos de la Eurocopa de fútbol y de los Juegos Olímpicos.

El conflicto surgió a raíz del aplazamiento sine die de las conversaciones que habían iniciado la ACB y Televisión Española hace ya dos años. Los clubes, sabedores de que Canal+ no deseaba renovar en términos similares el contrato cuatrienal que había firmado en 1999, e interesados en que el baloncesto vuelva a ser televisado en abierto, habían entablado los primeros contactos con TVE en 2001. Para ello habían obtenido la autorización de Canal +. Ya entonces estuvo a punto de firmarse un nuevo contrato pero se frustró en última instancia debido a que Álvaro de la Riva, el entonces interlocutor de TVE, fue relevado en el cargo. El pasado mes julio Portela fue citado nuevamente de urgencia en Madrid con la expectativa de poder ultimar los detalles del contrato pero cuando estaba a punto de viajar, se anuló la cita. Finalmente, después de que el miércoles por la mañana fuera presentada oficialmente la Liga ACB en Madrid, la comisión institucional de los clubes convocó una asamblea general para ayer. A sólo dos días del inicio de la Liga, debía decidirse si, a la vista del escenario televisivo que se planteaba, se suspendía temporalmente la competición.

El problema para los clubes de baloncesto es simplemente de supervivencia, de mantener su actual estatus profesional o volver a épocas pretéritas en las que se consideraba amateur. Jordi Villacampa, presidente del DKV Joventut, explicaba la delicada situación a la que se enfrentaban. "No se trata sólo de los ingresos por televisión sino, en paralelo, del retorno publicitario que a través de ella exigen nuestros patrocinadores. Sin televisión, no hay patrocinadores y y entonces tendríamos que cerrar", afirmó el ex jugador internacional.

Frente a la opinión de aquellos que están convencidos de que la Administración no tenía por qué mediar entre TVE y la ACB, los clubes alegan que, si bien es cierto que son entidades privadas, "también es innegable que están sujetos a obligaciones y limitaciones que no son propias de un sector totalmente liberalizado". Los clubes consideran que aspectos como la cesión "obligatoria de sus jugadores a la selección", su trabajo en la formación de jugadores, sus reivindicaciones en cuanto a la creación de una quiniela y la competencia que supone el ADO, asociación de deportes olímpicos que capta con la ayuda de la Administración y de Televisión Española una serie de grandes patrocinadores, son aspectos que hacen muy relativa la teoría de que son entidades privadas.

El aplazamiento de la Liga hubiera comportado un problema de fechas debido a lo sobrecargada que está la temporada. Durante el mes de octubre deben disputarse cuatro jornadas entre semana. Si se cierra definitivamente el acuerdo, Televisión Española podría retransmitir partidos de la Liga a partir de la próxima semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 2003