Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | La jornada de Liga

Assunção o el arte del libre directo

El brasileño del Betis liquida al Zaragoza con un disparo magistral al borde del final

Uno de los mayores temores que había tenido Paco Flores a lo largo de la semana se hizo realidad. Assunçao marcó de falta un soberbio gol en La Romareda. El técnico zaragocista transmitió una consigna a toda la defensa: evitar las faltas al borde del área. Y sólo hubo dos. En la primera el balón se encontró con los puños de Lainez, pero la segunda fue un tiro perfecto.

En la primera parte el equipo aragonés supo neutralizar al Betis, controlando los ataques por ambas bandas de Joaquín, Denilson y Luis Fernández. El conjunto aragonés intentó atacar más con jugadas individuales. Milito, Cani y Savio llevaban, tras un gran esfuerzo personal, el balón a los límites del área, y una vez allí, se perdía entre la defensa bética. Cani intentó tomar el mando del Zaragoza pero tenía frente a él a Arzu, un muro infranqueable.

ZARAGOZA 0 - BETIS 1

Zaragoza: Laínez; Rebosio (Cuartero, m. 66), Milito, Álvaro, Toledo; Ponzio (Drulic, m. 74), Soriano; Galletti (Corona, m. 65), Cani, Savio; y Villa.

Betis: Contreras; Varela, Juanito, Lembo, Luis Fernández; Assunção, Arzu; Joaquín, Fernando (Ito, m. 84), Denilson (Ismael, m. 46); Palermo (Capi, m. 55).

Gol: 0-1. M. 81. Assunção transforma un libre directo de forma magistral.

Árbitro: Losantos Omar. Amonestó a Soriano y Milito, del Zaragoza, y a Lembo, del Betis.

Unos 30.000 espectadores en el estadio de La Romareda.

Conforme iba avanzando el partido el Betis desplegaba todos sus efectivos. Toledo se lo ponía fácil a Joaquín, que parecía que contaba con una pista de atletismo delante de él con meta en el área de Lainez.

Cuando el partido parecía estar condenado a un empate el Betis supo aprovechar una de sus grandes bazas, Assunçao a balón parado. En los minutos finales el Zaragoza intentó hacer lo que no había realizado durante todo el encuentro y Savio estuvo a punto de sorprender a Contreras con un tiro raso que se paseó por delante de la portería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de septiembre de 2003