Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Signos

El teatro de María Teresa León

Un libro recorre la poesía de Rafael Alberti. Expertos en su obra bucean en cada uno de sus libros para retratar la fuerza creativa de un escritor que se internó con éxito por todos los caminos poéticos. Renacimiento publica dos obras teatrales de María Teresa León. Juan Gil concluye su trabajo sobre los conversos y la Inquisición sevillana.

María Teresa León (1903-1989) no sólo fue la primera mujer de Rafael Alberti. La suya fue una trayectoria vital marcada por la literatura. Su obra bucea en los géneros más variados: autobiografía (su célebre Memoria de la melancolía); novela (Contra viento y marea, Juego limpio); relatos (Las peregrinaciones de Teresa, Fábulas del tiempo amargo); biografías noveladas (Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, Doña Jimena Díaz de Vivar, gran señora de todos los deberes), ensayo (La historia tiene la palabra)... Y María Teresa León fue también una mujer de teatro: actriz, directora de escena, autora... La editorial sevillana Renacimiento ha publicado recientemente en un volumen las obras teatrales La libertad en el tejado y Sueño y verdad de Francisco de Goya en su colección Biblioteca del Exilio. La edición, el estudio introductorio y las notas son obra de Manuel Aznar Soler, que ha intentado corregir una situación anómala: el carácter inédito de dos muestras del talento teatral de María Teresa León. La libertad en el tejado es una adaptación libre de Misericordia, de Benito Pérez Galdós. Sueño y verdad de Francisco de Goya es un guión dramático-radiofónico.

María Teresa León fue una destacada promotora de la política teatral republicana hasta el final de la Guerra Civil. En 1932, viajó junto a Rafael Alberti, pensionados por la Junta de Ampliación de Estudios, para conocer el movimiento teatral europeo. Fue asimismo autora de una serie de artículos sobre El teatro internacional publicados por el periódico Heraldo de Madrid entre mayo y agosto de 1933. Fundadora de la revista Octubre, publicó en ella Huelga en el puerto. Durante la Guerra Civil desempeñó una laboriosa actividad como vicepresidenta del Consejo Central del Teatro y directora del Teatro de Arte y Propaganda, instalado en el Teatro de la Zarzuela, entre otros cargos.

"La vocación teatral de María Teresa León se vio frustrada por las circunstancias del exilio, aunque en libros tan importantes como Memoria de la melancolía o Juego limpio su experiencia teatral anterior a 1939 -y, muy particularmente, la de las Guerrillas del Teatro- sea un tema recurrente que provoque algunas de las páginas emotiva y literariamente más hermosas de su obra. Así, a través de la memoria desterrada, el teatro se convierte para María Teresa León en una suerte de paraíso perdido, vinculado sentimentalmente a algunos de los protagonistas de las Guerrillas del Teatro como Salvador Arias o Santiago Ontañón", señala Aznar Soler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 2003