Los meses de la ola de calor registraron 6.112 muertos más que en 2002, un aumento del 11%

Sanidad sólo atribuye 141 defunciones al efecto directo de las altas temperaturas

Durante los meses de julio y agosto de este año, coincidiendo con la larga e intensa ola de calor, fallecieron en España 6.112 personas más que en el mismo periodo del año pasado. El aumento supone un 10,9% frente al año anterior. Si a la comparación se añaden las defunciones de junio (618), el total asciende a 6.730. Según el informe que Sanidad hizo público ayer, las defunciones atribuibles directamente a golpes de calor fueron sólo 59. Otros 82 fallecimientos se debieron al empeoramiento de patologías previas en los pacientes (problemas cardiovasculares y respiratorios).

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística, las 91.376 defunciones registradas en los tres meses de verano superaron significativamente la media de 1994 hasta 2002 (83.051). Si se toma un periodo más largo, también ha aumentado el número de fallecimientos de los ocho primeros meses del año. De los 189.490 de 1980 se ha pasado a 248.448 este año El peor del periodo fue 1999 (254.057).

Mejor invierno

Tanto el Gobierno central como los autonómicos -ninguno de los cuales alertó de que hubiera un problema sanitario por el calor, según declaró la ministra Ana Pastor-, insistieron en que el funcionamiento de los servicios sanitarios durante julio y agosto ha sido adecuado y no ha habido reclamaciones.

Índice de intensidad

La situación ha sido muy diferente a la de Francia. Según el Instituto de Vigilancia Sanitaria (IVS) durante los primeros quince días de calor fallecieron 11.435 personas más que el año anterior. El director de general de Sanidad francés, Lucien Abenhaïm dimitió debido a las críticas recibidas por la poca eficiencia de los servicios sanitarios franceses ante la ola de calor. Sanidad destaca que sólo el 30% de las muertes se produjo en los hospitales franceses. Una situación que no se ha dado en España, donde la mayoría de las personas falleció atendida en los centros sanitarios.

Récord en Barcelona

El calor de este verano se cebó en Barcelona. Según los datos del Ministerio de Sanidad, la capital catalana fue la que durante más días (53 de los 61 de julio y agosto) rebasó el umbral de temperaturas (calculado a partir de la media de las máximas). Su efecto en la mortalidad es claro: el número de muertes en Barcelona (7.874) fue un 27% superior al del año pasado. La temperatura máxima de ese periodo llegó a 37,3 grados.

En cambio, la Generalitat catalana sólo ha reconocido la existencia de seis muertos por golpe de calor, y ninguno por el empeoramiento de otras patologías asociadas.

Con los datos de Barcelona, la ciudad ocupa el primer puesto en el número de defunciones durante la canícula, y el segundo en aumento en porcentaje, después de Burgos. Donde más bajó el número de defunciones fue en La Rioja, un 26,5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50