Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÍA

Nuevas alternativas para imprimir las fotografías digitales en las tiendas

El dilema ya no está entre acudir a un laboratorio fotográfico profesional o intentarlo con la impresora doméstica de inyección de tinta para tener una copia en papel de las fotografías tomadas con la cámara digital. Diversas empresas han puesto a punto varias alternativas para que cualquier tienda o incluso los particulares las puedan imprimir de modo razonablemente rápido, económico y de calidad.

Las tiendas no ven demanda suficiente para adquirir un minilab digital o adaptar al proceso digital el que ya poseen. La inversión es considerable, de centenares de miles de euros, y se necesita imprimir muchas copias al día para amortizarla.

Distintas compañías están ofreciendo alternativas al minilab digital que exigen menor inversión, tamaño compacto, facilidad de manejo, gran calidad y velocidad de impresión.

Los nuevos equipos

Una de estas alternativas es el minilab dDP-411 desarrollado por Noritsu y Epson. Utiliza grandes cartuchos de tinta de siete colores y permite copias de hasta 30 por 45 centímetros. La calidad es similar o incluso superior al convencional, de 360 puntos por pulgada, y se pueden conseguir hasta 310 copias por hora del tamaño convencional de 10 por 15 centímetros. El sistema ocupa un metro cuadrado y no genera ningún residuo ni desecho químico porque el proceso se realiza en seco.

El equipo admite cualquier tarjeta de memoria o CD como fuente de entrada y próximamente se le podrá acoplar un escáner de negativos de 35 milímetros.

Otra alternativa es el Print Prix CX-400 de Fuji Film, pensado inicialmente para hacer fotografías tamaño carné de identidad pero que ahora permite hacer copias de hasta 10 por 15 centímetros. Se trata de una impresora de tamaño muy reducido, que cuesta menos de 1.000 euros y que funciona con rollos de papel especial de 100 milímetros de ancho y siete metros de largo.

El papel es exclusivo de Fuji Film e incluye un revestimiento especial con capas de amarillo, magenta y cian que generan su propio color sin utilizar ninguna cinta ni colorante.

Un sistema a caballo entre la impresión doméstica y la profesional es el que se consigue con la impresora CP8000DW de Mitsubishi. Se trata de un proceso térmico, de sublimación de tinta, que consigue hasta 304 puntos por pulgada. Puede hacer copias de hasta 152 por 229 milímetros sin bordes. Mitsubishi también fabrica la impresora fotográfica CP3020DE que hace tamaños de hasta 20 por 30 centímetros.

Las novedades de la empresa Hi-Ti, son dos modelos más lentos y de menor tamaño que los de Mitsubishi pero más económicos. El PL, por ejemplo, cuesta solamente 300 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003