Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Segunda jornada de Liga

Benítez monta en cólera

El entrenador dice que no se responsabiliza de la plantilla confeccionada por el Valencia

Al primer resbalón, primera crisis. La tensión en el Valencia es tal que basta un pequeño tropiezo -el empate ante el Valladolid en Mestalla (1-1)-para que empiecen a aflorar las pésimas relaciones entre sus estamentos. Ayer fue el técnico, Rafa Benítez, de 43 años, quien arremetió sin nombrarlo contra el director deportivo de la entidad, Jesús García Pitarch. Le acusa de confeccionar una plantilla con la que no está nada satisfecho. De los tres fichajes del verano -Oliveira, Canobbio y Jorge López-, el preparador madrileño recalcó que sólo dio el visto bueno al tercero. Pero lo que más le ha dolido al entrenador ha sido la formación de la delantera. Benítez había pedido los fichajes de Eto'o, del Mallorca, y Dani, del Barça. Pero el plazo se acabó la noche del domingo sin goleador alguno en las redes valencianistas. Con el agravante de que el Valencia ha dejado marchar en las últimas semanas a tres delanteros: Salva y Diego Alonso, al Málaga, y Carew al Roma. La consecuencia es que Benítez se queda con cuatro atacantes: Oliveira, Xisco, Sánchez y Mista. Además, Xisco está lesionado y a Sánchez el técnico le comunicó la semana pasada que no contaba con él. "Yo no asumo la responsabilidad de los fichajes. Lo que asumo es lo que pueda sacar de jugo de esta plantilla, con la que estoy más o menos contento. Soy responsable de entrenar, no de la confección de la plantilla", manifestó. "La plantilla es buena", replicó ayer García Pitarch, "hay cinco jugadores convocados para la selección española".

En la escalada de tensión entre el técnico y el club hubo otro capítulo decisivo la semana pasada. Benítez advirtió a cuatro jugadores de que no eran sus prioridades futbolísticas: De los Santos, Salva, Carew y Sánchez. Entonces el club, que sólo se opuso a la salida de Sánchez, les buscó equipo a los otros tres. Y se lo encontró. Claro que Benítez contaba con que esas bajas serían cubiertas con otros tantos fichajes que no han llegado.

El enfrentamiento entre Benítez y García Pitarch viene de atrás. De cuando, en los cuartos de final de la pasada Liga de Campeones, ante el Inter de Milán, el técnico atacó públicamente a algunos de sus jugadores por su falta de compromiso. Y Pitarch criticó esas manifestaciones. El contrato de Benítez con el club de Mestalla se prolonga hasta junio de 2005, mientras Pitarch ocupa su cargo desde comienzos de la pasada Liga, cuando sustituyó a Javier Subirats.

Desde que Benítez se proclamara campeón de la Liga 2001-2002, en su primer curso en el Valencia, los refuerzos solicitados por él apenas han sido atendidos. El club, por su parte, acusa al técnico de haberse ensoberbecido tras ganar el título, además de haber recomendado dos adquisiciones que han resultado muy costosas para la entidad: Salva y De los Santos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de septiembre de 2003