FÚTBOL | Partido de vuelta de la Supercopa

Munitis ficha por el Deportivo con la carta de libertad del Real Madrid

Un día después de que Pedro Munitis saliera desencantado de su enésima reunión con Jorge Valdano, de que su agente, Javier González, denigrara la actitud "prepotente" del Real Madrid y de que acusara a sus directivos de considerar al jugador cántabro tan importante como la "escoba del Bernabéu", Florentino Pérez asumió el control de una situación que parecía irremediable. De hecho, ayer, tras la obtención de la carta de libertad, fichó por el Deportivo y hoy será presentado en A Coruña.

"Ayer hablé con Florentino Pérez telefónicamente y tomó las riendas de las negociaciones. Ha puesto a cada uno en su sitio y ha dado vía libre para que Pedro [Munitis] saliera del club con la carta de libertad en la mano", dijo González, quien, reiteradamente criticó la "ambigüedad" del Madrid en la negociación.

Según González, primero impusieron que Munitis sólo saldría para jugar en un equipo que no figurase como rival directo. El Rácing entró entonces en una puja en la que ya enseñaban sus intenciones el Deportivo y el Valencia, entre otros. Luego, la supeditación de la salida del delantero a la de Solari, pretendido por clubes italianos. Ante semejantes cortapisas, el agente del jugador criticó la posición del Madrid y, además de expresar la desolación del jugador ante una más que posible temporada en blanco, manifestó: "Se siente como la escoba del Bernabéu".

No ha sido fácil la relación de Munitis con el Madrid. Llegó en la temporada 2000 como uno de los estandartes electorales de Lorenzo Sanz. Finalmente, Pérez heredó el contrato de un jugador que parecía desajustar la política de "estrellas" mediáticas que predica el actual presidente. De hecho, y según comentó González, un directivo madridista llegó a afirmar que la razón de su ostracismo residía en una cuestión estética.

Independientemente de su imagen, el juego de Munitis no encajaba en el Madrid, de modo que la temporada pasada, anhelante por tener minutos, regresó, cedido, al Rácing. En El Sardinero le hizo un gol al equipo que entonces costeaba gran parte de su sueldo y no titubeó a la hora de celebrarlo, despojándose de la camiseta, mostrándose eufórico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de agosto de 2003.

Lo más visto en...

Top 50