Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JORDI CRUYFF | Jugador del Espanyol

"Beckham se lo ha sabido montar"

Jordi Cruyff tiene 29 años y las ideas muy claras. Acaba de fichar por el Espanyol, rival del Barça, el club donde se formó, el mismo que va ligado al nombre de su padre, el gran Johan. Y, sin embargo, la circunstancia no le inquieta. Ha decidido arrinconar ese pasado del que se enorgullece para, simplemente, seguir jugando al fútbol.

Pregunta. ¿Por qué ha fichado por el Espanyol?

Respuesta. Porque es un equipo estable en Primera, tiene calidad y puede hacer un buen año.

P. ¿Cuáles son sus objetivos?

R. Cumplir con las exigencias dentro y fuera del campo, y estar comprometido con el proyecto.

P. ¿El Espanyol es un paso más en esa pérdida de caché de la que hablaba al llegar al Alavés?

"Ni yo ni el noventa por ciento de los jugadores nos podemos comparar a mi padre"

R. Tampoco fue para tanto; aunque el Alavés no tenga un gran historial, he vivido dos de los mejores años de la entidad, los dos que jugamos en Europa. Y, aunque suponga una pérdida de caché en cuanto a nombre, entre no jugar y jugar, jugar siempre es un paso adelante. El Alavés es un equipo en el que me he sentido a gusto; he disfrutado y sufrido su camiseta.

P. ¿Pero en el Espanyol seguirá perdiendo caché?

R. El Espanyol es un equipo super atractivo. Tiene más historia y creo que puede llegar a un gran nivel; ahora sólo hay que esperar el despegue. Y digan lo que digan del caché, a mí no me importa. Tengo mi línea desde el principio y a todos los equipos en los que he jugado he llegado por méritos propios.

P. ¿Cómo acabó su relación con el Alavés?

R. Como señores. Yo no quería jugar en Segunda y mi ficha era inalcanzable para ellos. Así que decidimos rescindir el año de contrato que me quedaba.

P. ¿No le deja mal sabor de boca haber abandonado el Alavés cuando se va a Segunda?

R. Sí. Nadie se lo esperaba y es muy doloroso. Nunca me he emocionado en el campo, ni siquiera cuando perdimos la final UEFA, pero cuando se consumó el descenso fue el peor momento de mi carrera.

P. ¿El Alavés le sirvió para lavar su imagen de futbolista?

R. Sobradamente: dos de mis tres años allí fueron muy buenos. Futbolísticamente, era un reto jugar en un equipo más humilde.

P. ¿Todavía le siguen viendo como el hijo de Johan Cruyff?

R. No lo sé y me da igual. Cuando fui del Barça al Manchester se me fueron las pocas dudas que podía tener: uno no va al Manchester si es flojo o mediocre, y menos se queda allí cuatro años. Sólo en Cataluña me preguntan estas cosas; en Inglaterra y en otros sitios, ni las mencionan.

P. Responde con la paciencia.

R. La clave es pasar de lo que digan. El lío lo montan los periodistas al intentar hacer una comparación que es injusta: ni yo ni el noventa por ciento de los jugadores nos podemos comparar a mi padre.

P. ¿En qué equipo se ha sentido más futbolista?

R. En todos me he sentido bien y feliz; en el Barça todo fue más exagerado y, en los demás, mucho más tranquilo.

P. Coincidió con Beckham en el Manchester. ¿Es difícil convivir con una estrella así?

R. No. Era uno más; un jugador con un talento tremendo, pero siempre muy tranquilo.

P. ¿Qué cualidad destacaría de él?

R. Su enorme calidad, es un jugador muy completo.

P. ¿Le sorprende el revuelo que se ha montado en Madrid?

R. No. Quizás España no estaba preparada para un fichaje así. Ahora todos hablan de la gira por Asia, pero Beckham es un icono allí desde hace 7 años. Es un fenómeno que se lo ha sabido montar muy bien y tiene una imagen espectacular.

P. ¿Le gustaría ser como él?

R. No lo sé. Él tomo la decisión de ser un jugador importante dentro y fuera de la cancha. Hay otros que lo son dentro pero no fuera. A mí, siempre me ha gustado la discreción.

P. ¿Qué le queda de su paso por el Manchester?

R. La sensación de que, si hubiera ido más maduro, habría sido diferente. Fui muy joven y me costó mucho adaptarme. Los dos últimos años fui más feliz.

P. Usted dijo que un Barça con Figo es más respetado que sin él. ¿Un Barça con Rijkaard y Ronaldinho es más respetado que un Barça con Antic y Riquelme?

R. Soy jugador del Espanyol y no quiero hablar del pasado.

P. Pero puede explicar cómo un culé de sentimiento puede vestir la camiseta del Espanyol.

R. Yo estoy muy contento de mi pasado en el Barça, pero eso no quiere decir que no pueda vestir ninguna camiseta más con el mismo orgullo y compromiso. Soy un profesional, espero dar mis mejores años aquí y dejarme de tonterías. Que me juzguen como jugador y nada más.

P. ¿Cómo cree que le recibirán en el Camp Nou?

R. No tengo ni idea; ni me lo había planteado.

P. Una curiosidad: el Espanyol se ha convertido en el destino final de la quinta del Mini con la que usted convivió.

R. Es una casualidad. Quizá, porque el Espanyol ha podido ver a esta quinta de cerca durante muchos años y ha considerado que los jugadores son válidos.

P. Coincidirá con Velamazán, Òscar y, por los pelos, no lo hace con Roger y De la Peña. ¿Le habría gustado jugar de nuevo con ellos?

R. Sí, claro. De hecho, la primera intención era que Iván ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de agosto de 2003