Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas renueva la mitad de las listas de CiU al Parlament y triplica el número de mujeres

El candidato nacionalista evidencia su control sobre el aparato de Convergència

A tres meses de someterse al dictamen de las urnas, con sigilo y sin apenas generar conflictos internos, Artur Mas ha cerrado las listas de Convergència Democràtica (CDC) al Parlament. Ayer, los cuadros convergentes, reunidos en el consejo nacional, bendijeron por aclamación las candidaturas propuestas por Mas, en un alarde de absoluta confianza hacia su candidato a la presidencia de la Generalitat, que exhibe así su control sobre el aparato del partido. Mas ha renovado la mitad de las listas y ha incluido el triple de mujeres con posibilidades de obtener representación.

Jamás Convergència había confeccionado sus listas con tanta antelación. Artur Mas lo necesitaba. Primero, para demostrar que tiene bien asidas las riendas del partido, y segundo, porque quiere tener a todos los candidatos en formación de ataque desde el primer día. En otoño, CiU se juega su continuidad, después de 23 años, al frente de la Generalitat, y con un nuevo candidato. Y las perspectivas electorales no son nada halagüeñas.

En el consejo nacional de ayer, la dirección convergente ni siquiera tuvo que someter a votación a los candidatos. El partido en pleno estuvo de acuerdo, pese a alguna mínima queja. Mas ha equilibrado el peso de todas las familias de CDC: los soberanistas, los moderados y los roquistas. Todos ellos tienen su lugar reservado entre los 15 primeros puestos. Así, al portavoz del Gobierno catalán, el soberanista Felip Puig, situado en el tercer lugar, le sigue un roquista: Francesc Homs, consejero de Economía. Similar contrapeso se da con el consejero de Industria y Trabajo, Antoni Fernández Teixidó (octavo lugar), procedente del extinto Centro Democrático y Social, y la consejera de Enseñanza, Carme Laura Gil (décimo). Y entre la nacionalista moderada Maria Eugènia Cuenca (decimotercero) y el soberanista Josep Rull (decimoséptimo). Homs, Gil y Cuenca han sido colocados por designación expresa del conseller en cap.

Renovación

Artur Mas también ha querido premiar a los más esforzados del partido, como el portavoz en el Parlament, Ramon Camp (sexto); el secretario de organización, Lluís Maria Corominas (noveno), y el secretario general adjunto, Pere Macias, que encabezará la lista por Girona.

De los 31 parlamentarios que CiU obtuvo en las pasadas autonómicas, el candidato nacionalista ha renovado ahora a la mitad.Además ha colocado a seis mujeres entre los 15 primeros puestos de la lista, cuando en 1999 tan sólo había dos. Entre las nuevas incorporaciones figura Josefina Cambra, delegada del Colegio de Licenciados en Filosofía y Letras, en el undécimo lugar. Cambra es la única independiente que figura en un destacado lugar. Por su parte, Oriol Pujol Ferrusola, hijo del presidente de la Generalitat, irá en el puesto número 21.

De la lista han desaparecido a última hora el secretario del Gobierno catalán, Antoni Vives; el secretario de Comunicación, Marc Puig, y el secretario general de Agricultura, Germà Gordó. Artur Mas señaló que los tres tienen reservadas altas responsabilidades en el próximo Gobierno si CiU se alza con la victoria en otoño.

Mas destacó la importante presencia de candidatos jóvenes, como Quico Homs, director general de Asuntos Interdepartamentales, y del mundo local, como Joan Raventós, candidato de CiU al Ayuntamiento de Vilanova.Mas dijo ayer que las listas aprobadas por el consejo nacional son "para ganar" en las autonómicas de otoño ya que CiU, añadió, es la formación con más probabilidades de salir victoriosa y "gobernar el país", a pesar de que las encuestas publicadas la sitúan por detrás de los socialistas de Pasqual Maragall. En la rueda de prensa, el conseller en cap tuvo un especial reconocimiento a la gente que le acompañará en la candidatura. Por ejemplo, de Oriol Pujol Ferrusola dijo que le tiene una "gran confianza personal y política".

De los tres consejeros que Artur Mas tenía previsto incluir en las listas, tan sólo el de Cultura, Jordi Vilajoana -amigo del conseller en cap-, se ha quedado fuera. Vilajoana podría formar tándem con Josep Antoni Duran Lleida en las elecciones legislativas de marzo de 2004, aunque si CiU gana las autonómicas, cabe la posibilidad de que repita como consejero.

En el puesto número 33 figura Josep Camps Roca, que cesó como director general de Evaluación y Estudios a raíz del escándalo por la manipulación de encuestas. Un cese que a la oposición le supo a poco, ya que semanas después también dimitió el secretario de comunicación, David Madí, mano derecha de Artur Mas en el Departamento de Presidencia.

La federación de Convergència i Unió deberá aprobar esta semana las candidaturas definitivas y elegir a la persona que cerrará la lista por Barcelona. Si bien se especulaba con que fuera el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ayer Artur Mas lo descartó a la espera de las conversaciones con Unió. Otro de los nacionalistas destacados podría ser el ex secretario general de Convergència Miquel Roca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de julio de 2003