Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:CAMPEONATOS DEL MUNDO DE NATACIÓN

El 'viejo' Popov impone su ley

El nadador ruso derrota a Van den Hoogenband y recupera el cetro en la distancia más explosiva

El tercer reto personal de Alexander Popov concluyó ayer con otro oro. Tras el aplastante dominio que demostró en la final de los 100 metros libre y su decisiva aportación en la victoria de su equipo en los relevos 4x100 libre, el gigante ruso volvió a imponer la perfección de su depurada técnica en la distancia más explosiva. Nadie logró frenarle en los 50 metros, ni siquiera el hombre que le destronó en Sydney en los 100, el holandés Pieter van den Hoogenband, tercero ayer por detrás también del británico Mark Foster, con 33 años el nadador más veterano de la carrera.

El esperado duelo no se produjo esta vez. Popov fue el segundo más lento en el salto (0,81s), pero cuando su estilizado cuerpo de dos metros y 90 kilos entró en el agua recuperó de un golpe todo el terreno cedido. Allí estaba aquel hombre de brazada firme, contundente, aparentemente lenta, lanzado hacia una nueva victoria y asesinando cualquier posibilidad de derrota. Su estilo impecable

MÁS INFORMACIÓN

le permitió confirmar todos los pronósticos.

El regreso del nadador de Sverdlovsk, ahora residente en Viena,

ha sido demoledor. Tras haberse convertido en el primer nadador que ganaba las pruebas de 50 y 100 metros libre de forma consecutiva en dos Juegos Olímpicos, los de Barcelona (1992) y Atlanta (1996), Popov perdió su corona en los 100 frente a Van den Hoogenband en Sydney (2000) y acabó fuera de las medallas en los 50 metros.

Cuando una amigdalitis le apeó de los Mundiales de Fukuoka en 2001, todo el mundo pensó que su tiempo había concluido. Pero Popov, de 31 años, no estaba rendido. Al contrario, frente a los ataques de los nuevos velocistas, realizó una catarsis completa de su técnica junto al entrenador de siempre, Genadi Turetski, y se planteó la cita de Barcelona como la de su regreso al trono.

El jueves se produjo su primera explosión. En los 100 metros libre superó a Van den Hoogenband y al mismísimo Ian Thorpe, en una distancia que se le queda corta al australiano. Ayer, tenía el terreno abonado. Popov era quien poseía la mejor marca del año y el récord mundial. No batió su propia marca (21,64s), pero volvió a ser el único en estos campeonatos que ha nadado los 50 metros por debajo de los 22s. Se quedó en 21,92s. Suficiente para colgarse el oro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de julio de 2003