_
_
_
_
_
Reportaje:

Calmas y borrascas

La Asociación Naviera Valenciana celebra su centenario con un libro que recoge los logros y las reivindicaciones de su historia

"El Puerto se nos ha quedado pequeño, pero desde hace tiempo", comentaba el viernes Francisco Roca, presidente de la Asociación Naviera Valenciana (ANV) entre 1979 y 1985. Roca aprovechó la presentación del libro que se ha editado con motivo del centenario, Asociación Naviera Valenciana 1902-2002 cien años de actividad Portuaria, para recordar por ejemplo que el "dichoso acceso norte al Puerto es imprescindible".

La presentación del volumen sirvió para recordar anécdotas, reivindicar a algunos de sus protagonistas y subrayar los logros de una historia escrita entre calmas y borrascas, parafraseando una expresión utilizada por Francisco Roca durante la presentación al hablar de su trayectoria vital. También hubo hueco para remarcar las asignaturas pendientes.

El crecimiento del puerto siempre ha ido acompañado de polémica

Fundada el 17 de mayo de 1902 por 31 empresas armadoras y consignatarias de buques, la historia de la ANV es desde el momento de su aparición la del puerto de Valencia. En la actualidad la asociación aglutina a 64 firmas consignatarias, estibadoras (cuya aparición a finales de los años 60 marca uno de los acontecimientos más destacados en su historia) y armadoras.

Entre las 240 páginas de esta publicación queda claro, por ejemplo, que el crecimiento del Puerto siempre ha ido acompañado de polémica. A principio del siglo XX, recuerda Josep Vicent Boira, profesor de Geografía Urbana de la Universitat de Valencia, "la sociedad valenciana estaba sacudida por una fuerte polémica sobre la necesidad, la conveniencia, y sobre todo, la forma de expandir las instalaciones portuarias. Nada nuevo, pues, respecto a algunas situaciones mas recientes". También hay espacio para la crítica. Raúl Compés, profesor del Departamento de Economía de la Universidad Politécnica de Valencia, arranca del reconocimiento en cifras de la evolución del puerto de valencia para llegar después a identificar sus debilidades. "Para mantenerse como puerto interoceánico", asegura Compés, además de su expansión física "es necesario que la comunidad portuaria persevere en la corrección de las debilidades del puerto". Los costes, tanto para el barco como para la mercancía, la rapidez en la operación portuaria y en la recepción y entrega de mercancías, o la fiabilidad en el cumplimiento de horarios y compromisos de inicio y finalización de las operaciones, son algunos de los puntos que el profesor de la Universidad de Valencia ha detectado como mejorables.

El libro se completa con una recopilación cronológica de las actividades de la asociación en sus cien años de existencia y recuerda entre otros, etapas como el desastre colonial, la guerra civil y la ley de asociaciones de 1977.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_