Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Lola Lizaran, actriz

Se sabía desde hacía tiempo que Lola Lizaran estaba enferma de cáncer. Pero se decía a media voz, porque Lola Lizaran era una actriz tan afable, tan delicada en su trato con todo el mundo, que no podía sino ser querida por quienes, en algún momento, compartieron cartel con ella. Pese a ser anunciada, la muerte de la actriz ha conmocionado al círculo de profesionales de la escena.

Lola Lizaran, que falleció ayer en Barcelona a la edad de 71 años, era hermana mayor de Anna Lizaran, actriz fundadora del Teatre Lliure. Excelentes actrices ambas, la relación de Lola Lizaran con el teatro fue, por propio voluntad, menos intensa que la de su hermana Anna. Por eso, el reconocimiento y la popularidad le llegaron a Lola Lizaran ya en la década de los noventa y, en buena medida, gracias a la primera teleserie emitida por la cadena autonómica catalana TV3.

Poble Nou, con guión de Josep Maria Benet i Jornet y protagonizada por Miquel Cors, Margarida Minguillón y Lola Lizaran (que encarnaba el papel de tía Victòria), se estrenó en enero de 1994 y supuso un verdadero boom para la televisión autonómica que demostró, con esta serie, la viabilidad de la producción de series propias en lengua catalana. Como resultado de los enormes índices de audiencia alcanzados, los intérpretes, ya fueran bondadosos o malvados, lograron una popularidad antes insospechada.

Con todo, una de las relaciones más intensas con el mundo del teatro la mantuvo Lola Lizaran con la compañía de danza contemporánea Metros, liderada por Ramon Oller, coreógrafo que, desde siempre, ha dejado en sus espectáculos un importante espacio al teatro. Junto a Ramon Oller y a Joan Castells (responsable de la dirección teatral de la compañía), Lola Lizaran interpretó personajes de enorme fuerza poética. Actriz madura rodeada de jovencísimos bailarines, Lola Lizaran colaboró con Metros en espectáculos tan importantes en la trayectoria de Ramon Oller como ¿Qué pasó con las Magdalenas?, Aquí no hi ha cap àngel o Estem divinament.

Lola Lizaran recibió en 2001 el Premio Butaca Honorífica de Teatro y Cine de Cataluña por toda una vida dedicada al teatro. Es, para todos los que la conocimos, una pérdida irreparable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de julio de 2003