Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asturiana de Zinc aprovecha la crisis

Su inclusión en Xstrata le ha dado el liderazgo mundial en zinc y plomo

Asturiana de Zinc está aprovechando la crisis para seguir creciendo. La compañía, que pertenece al grupo suizo Xstrata, facturó 424 millones de euros en 2002 y ha conseguido el trono mundial en el mercado del zinc y plomo. Ha disminuido, en todo caso, sus resultados (89,6 millones de euros este año), lo que la compañía achaca a la caída de precios del zinc.

Los resultados de la compañía caen desde hace dos años, pero la empresa lo achaca a la bajada en los precios del zinc

"Nuestra filosofía es seguir creciendo, intentando aprovechar cualquier oportunidad que se presente dentro de nuestro sector. Se trata de alcanzar volumen, pero sin dejar de lado la calidad, la riqueza de la producción", explica Santiago Zaldumbide, presidente de Asturiana de Zinc. La empresa, que pertenece al grupo suizo Xstrata, facturó 424 millones de euros en 2002, con unos resultados de 89,6 millones de euros. Estos resultados suponen una caída respecto a los obtenidos en 2001, que fueron de 100,3 millones de euros, y a 2000, que fueron de 116 millones de euros. La causa de este descenso, según Zaldumbide, "de la paulatina caída del precio del zinc, que ha alcanzado actualmente su menor nivel en 30 años; dicho lo cual conviene recordar que somos de los pocos productores de zinc que aún generan beneficios".

La empresa tiene una producción actual de zinc metal de 485.000 toneladas al año, cifra que representa un aumento respecto a las 460.000 toneladas del pasado año o las 390.000 de 2000. Su posición en el ranking mundial de productores de zinc metales la tercera, tras Korea Zinc, con 870.000 toneladas de producción anuales, y Pasminco, con 690.000 toneladas. Xstrata Zinc figura la tercera, con 620.000 toneladas.

La mayor parte de la producción se dedica a la exportación. Así, Asturiana exporta un 63% de su producción de zinc, un porcentaje que ha ido en aumento paulatinamente desde 2000.

Como parte del interés de la minero metalúrgica por aumentar de tamaño, se encuadra la operación cerrada en junio de este ejercicio de la compra por parte de Xstrata del holding minero de origen australiano MIM. "Las épocas de crisis traen oportunidades, como de hecho acaba de ocurrir con la última compra realizada por el grupo", explica Zaldumbide. "Esta operación ha multiplicado por seis el valor de Xstrata, con lo que ha entrado en el selecto grupo del FTSE 100 de la Bolsa de Londres, donde cotiza".

Tras la adquisición de MIM, Xstrata asegura que se ha convertido en el mayor productor europeo de zinc y tercero del mundo, el mayor productor mundial de carbón térmico, el primer productor de ferrocromo, y el segundo de vanadio. Asimismo, está entre los 10 primeros mundiales en producción de cobre. Su valor en Bolsa, que en 2001 era de 690 millones de dólares, ha pasado a 4.120 millones de dólares.

En cuanto a las ventas, que en 2000 sumaron 598 millones de dólares, en 2002 la facturación pro-forma, es decir lo que hubiera sumado Xstrata y MIM, sería de 4.200 millones de dólares.

"Las claves de esta empresa que recogimos en ruina total en 1994, cuando pertenecía a la Corporación Banesto, han sido una reconversión que ha pasado por un plan minero en el que primamos la calidad frente a la cantidad; un control de costes y rebaja de gastos y una reestructuración comercial. Ahora podemos estar orgullosos, si bien siempre pensando en el futuro y no en las dificultades del pasado. Se trata de ir superándonos, para lo cual contamos con el apoyo de Xstrata", señala el presidente. Cabe señalar que el propio Zaldumbide está presente en todos los estamentos de poder de Xstrata, lo que representa un importante reconocimiento internacional como máximo responsable de la empresa española.

Aprender del pasado

En 1994 se llevó a cabo la intervención de Banesto en Asturiana de Zinc, y ese mismo año entró en la empresa Santiago Zaldumbide. Entonces, y entre otros graves problemas, la compañía mantenía un elevado nivel de gastos. En 1995 empezó el reflotamiento, basado en un nuevo plan minero, la mejora de la producción y la reestructuración comercial empezaron a dar sus frutos.

Fue en 1997, al entrar en Asturiana el grupo internacional Glencore, cuando se dio un impulso definitivo a la compañía, que culminó con la OPA de la filial del grupo internacional Xstrata por el 100% de Asturiana. Más adelante, en 2002 y 2003, se ha atendido de manera especial a la diversificación y el tamaño, perspectiva ésta que continúa en forma de adquisiciones de otras empresas que puedan interesar, tal cual ha sido la compra de MIM.

En este camino recorrido, la empresa se ha visto sometida a múltiples problemas, en los que ha habido varias demandas de parte de las autoridades a los antiguos gestores y penalizaciones a los responsables. El último problema resuelto fue la condena a un consejero de Xstrata por uso de información privilegiada, previamente a la OPA amistosa llevada a cabo por el grupo. Ese asunto, dice la compañía, está zanjado y olvidado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 2003

Más información