La policía investiga un casquillo hallado en la casa del homicida

Los investigadores de Homicidios están pendientes de una prueba balística para acabar con cualquier resquicio de duda sobre la confesión de culpabilidad de Alfredo Galán Sotillo, el presunto asesino del naipe. Los agentes de la Jefatura Superior de Policía y de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid que registraron su casa en Puertollano (Ciudad Real) encontraron un casquillo percutido (ya disparado) en el piso. El casquillo era del calibre 7,62 Tokarev, la misma munición que ha utilizado el asesino del naipe en los seis asesinatos y tres homicidios en grado de tentativa que ha cometido.

Fuentes policiales comentaron que esperan tener los resultados del análisis balístico entre hoy y mañana. La prueba consiste en comparar los casquillos recogidos en el doble homicidio del bar Rojas, ocurrido el 5 de febrero en Alcalá de Henares, con la vaina recogida en Puertollano. Si ambos hubieran sido disparados por la misma pistola, no cabría ninguna duda de que Alfredo Galán está diciendo la verdad al confesarse autor de los crímenes del naipe.

"Los datos que ha estado dando durante las declaraciones son muy concluyentes, pero no queremos que haya ninguna duda. Por eso es preferible un poco de cautela y tiempo en este punto", señalan fuentes de la investigación. En este registro también fueron aprehendidos un par de guantes que están siendo analizados por si tuvieran restos de pólvora.

Muestras de ADN

Lo mismo ocurre con las ropas que han recogido los agentes en el registro del domicilio de Galán en Villalbilla (Madrid). Los expertos buscarán en las ropas restos de ADN pertenecientes a algunas de las víctimas. Pero estos análisis tardarán varias semanas, y lo más probable es que no ofrezcan ningún dato que ayude a la resolución del caso, ya que ha pasado bastante tiempo desde que los crímenes fueron cometidos.

La prueba fundamental, la pistola que usó Galán y que dice haber tirado al vertedero de Puertollano hace dos meses, es posible que no aparezca nunca, según admiten fuentes policiales. Los investigadores están buscando fórmulas para remover la ingente cantidad de basura del vertedero.

El homicida confeso permanecía ayer detenido en la comisaría de Tetuán, en Madrid. Fue sometido a un interrogatorio entre las cinco y las nueve de la mañana, en el que volvió a repetir los detalles ofrecidos durante sus anteriores declaraciones. En todo momento se mostró "sereno y tranquilo", a la vez que "serio y calculador", según explicaron fuentes del caso. Los investigadores continuaban ayer con sus reservas sobre la total veracidad del testimonio de Galán, aunque cada vez cobra más fuerza su confesión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de julio de 2003.