Sidi Samb une la música de Senegal y el flamenco en 'La sombra del duende', su primer disco en solitario

Llegó a Sevilla para la Expo 92 y se quedó. El senegalés Sidi Samb, antiguo componente de Mártires del Compás, ha colaborado con Ana Belén y Víctor Manuel, Kiko Veneno, Chano Lobato, Rare Folk o Raimundo Amador. Fundador del grupo Gewel, formado por seis senegaleses y un español, Samb debuta ahora en solitario con La sombra del duende (BigMusic), un álbum grabado con su grupo que suena "muy hondo, como el flamenco". Hay también ritmos africanos, jazz, pop, reggae y fusión.

"La música africana esta relacionada con el flamenco en la manera de los cantes, en los compases. El mbalax es casi una bulería y el welasadon es como un tango flamenco. En el baile también hay semejanzas. Aquí me parece que estoy viviendo lo mismo que en Senegal, pero como si le hubieran dado la vuelta al mundo", dice para explicar por qué siente próximo el flamenco, una música cuya esencia, asegura, no le ha resultado difícil aprehender: "La conexión es fácil. Me gusta el flamenco y mezclar palos africanos con otras músicas. El disco es muy variado".

De hecho, él lo canta en el disco, "a su compás", en el tema Adán sin Eva, un tango interpretado con kora y la guitarra flamenca de Diego Amador Churri, junto a la cantaora Manuela Bejarano La Chirri. "No soy un Camarón de la Isla, pero para hacer flamenco no hay que nacer, hay que llevarlo en el sentimiento. Y yo lo siento y así lo expreso", opina.

El disco cuenta con colaboraciones de Raimundo Amador, con quien Samb tocó en la gira de su disco Un okupa dentro de tu corazón, y su hermano Diego, el batería Joaquín Megallón, el teclista Álvaro Gandul, el bajista Pepe Bao, Javi O'Funkillo y Marcos Aguilar, entre otras. Las letras son en wolof, su lengua natal, castellano e inglés. Y los instrumentos son tanto los tradicionales de su país (cora, djembe, sabar) como modernos, además de la guitarra y el cajón flamenco.

Samb es hijo de la cantante más famosa de su país, Daro Mbaye, de quien ha aprendido su técnica de canto y la forma de componer. Es miembro de una familia griot, los depositarios de la tradición musical en Senegal.

Después de participar en la grabación de los tres discos de Mártires del Compás (Flamenco Billy, Prohibido dar el cante y Al compás de la llaga dolorida), Samb sintió la necesidad de crear su propia formación, Gewel. "Quería hacer otra cosa. Vengo de la música tradicional africana con una mezcolanza de otras culturas. Gewel siempre ha existido y siempre existirá, es la etnia a la que pertenezco. Mis padres son gewel", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de junio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50