CATALUÑA

Pujol quiere agotar su mandato y convocar elecciones en noviembre

Jordi Pujol quiere ser presidente de la Generalitat hasta el último día que le permite la legislación. El líder nacionalista agotará la legislatura en Cataluña y se propone convocar las elecciones autonómicas para el domingo 16 de noviembre. Su delfín, Artur Mas, ya se ha puesto a confeccionar las listas al Parlamento, que desea complementar con las del Congreso de los Diputados, que encabezará el democristiano Josep Antoni Duran Lleida.

Pujol pidió un informe a los servicios jurídicos de la Generalitat sobre la fecha tope para celebrar las elecciones autonómicas. Los juristas señalaron el 20 de noviembre, por lo que el último domingo posible es el 16. Si los comicios se realizasen finalmente ese día -CiU ya ha reservado vallas publicitarias para la primera quincena del mes-, Pujol podría disolver el Parlamento pasado el 11 de septiembre, fiesta de la comunidad.

La dirección de Convergència i Unió (CiU) ha aceptado la tesis de Duran Lleida, que desde el primer momento apostó por agotar la legislatura. Los nacionalistas entienden que esta estrategia de dilación les beneficia frente al candidato socialista, Pasqual Maragall, ya que Artur Mas dispone de mucho más tiempo para promocionarse.

Duran incluso aboga por convocar un pleno parlamentario a principios de septiembre y presentar algunas iniciativas de carácter soberanista que difícilmente, a su juicio, tendrían el apoyo del Partit dels Socialistes y del Partido Popular. Y a las puertas de las elecciones, CiU conseguiría más argumentos para hacer hincapié en su denuncia de la "supeditación" de los socialistas catalanes al PSOE y, al tiempo, conseguiría distanciarse del PP, del que ha dependido en la Cámara catalana toda la legislatura.

Coincidencia con Madrid

Si al principio parte de la dirección de CiU albergaba dudas sobre la fecha del 16 de noviembre, los últimos acontecimientos políticos en Madrid han acabado por disiparlas. Los nacionalistas quieren evitar a toda costa la coincidencia de las elecciones en Cataluña con la posible repetición de la consulta para la Asamblea madrileña, que puede celebrarse a finales de octubre. Pero los dirigentes de CiU reconocen que su margen de maniobra es escaso, ya que también se especula con un adelanto electoral en Andalucía.

Aunque faltan más de cinco meses para la fecha electoral, la dirección de CiU se ha puesto manos a la obra para dejar atadas las listas electorales y designar a sus candidatos para las autonómicas y las generales. Artur Mas, como aspirante nacionalista a la presidencia de la Generalitat, desea controlar el proceso e imprimir su huella personal. Pero sobre todo, evitar posibles conflictos entre las distintas familias convergentes y con sus socios democristianos de Unió.

Mas quiere mover todas las piezas a la vez, porque una derrota en las autonómicas le restaría fuerza de negociación. Así, pese a la oposición de Duran Lleida, el conseller en cap apuesta por pactar ahora las listas al Congreso de los Diputados.

Artur Mas y Josep Antoni Duran encabezarán la lista de CiU en las autonómicas. Como número tres cobra fuerza el nombre de Xavier Trias. Una solución salomónica para evitar enfrentamientos entre los dos dirigentes que se disputaban este codiciado puesto, el consejero de Obras Públicas, Felip Puig, del sector soberanista, y el consejero de Economía, Francesc Homs, del ala roquista. El tercer puesto es fundamental. Duran Lleida dimitirá como parlamentario catalán para encabezar la candidatura a las generales de marzo de 2004. Convergència no ha decidido todavía quién acompañará al dirigente democristiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de junio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50