Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rocío en cuché

¡Olé! ¡Olé! Qué alegría, qué alboroto, que ya está aquí el Rocío en las revistas. Ellas con sus trajes de faralaes y ellos con sus chalequillos y sus botos engrasados. La romería ha comenzado, pero este año se ha llevado el protagonismo, no la Virgen, sino Isabel Pantoja y su alcalde marbellí que eligieron la fiesta para dar a conocer al mundo entero su romance, su amor infinito. Porque ella, la que fue hasta el momento la viuda más llorada de España, quiere ¡volver a casarse! Y es que está feliz, feliz. Fíjense que no era tan feliz desde hace 21 años. Y es que Julián Muñoz ha dicho que Isabel le acompañará a los actos oficiales en calidad de alcaldesa y eso pues es un detallazo. Claro que a muchos no les ha gustado el espectáculo que han dado en el Rocío, una fiesta religiosa, y les han llamado la atención. Ya veremos qué pasa porque la mujer de Julián, la oficial, dice que no le va a conceder la nulidad. Y otra que se ha enamorado es Inés Sastre, que hace poco rompió con su novio con el que se iba a casar, pues ahora está con un millonario irlandés que se dedica a los juguetes. Debe ser más divertido: por lo de los juegos. Por lo demás, Humberto Janeiro, según cuenta Semana, ofrece a su mujer una pensión de 51 euros al mes y seguir viviendo juntos, pero no revueltos, en Ambiciones. ¡Será tacaño!-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2003