Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría del comité rechaza ir al "caladero de la derecha"

El debate sobre dónde debe ir el PSOE a buscar votos para ganar las elecciones generales no ha tenido mucho recorrido. El comité federal lo zanjó ayer cogiendo la denominación inaugurada por el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, para desecharla. Bono recomendó que su partido echara redes "en los caladeros de la derecha". Zapatero respondió ayer: "No creo en los caladeros sino en llegar al corazón y a la cabeza de los ciudadanos y vamos a ir a las elecciones presentándonos como socialistas, sin maquillajes", dijo Zapatero.

El diputado madrileño Joaquín Leguina tampoco comparte esa tesis. "Lo que hay que ganar es la confianza de la mayoría de los ciudadanos con propuestas y credibilidad tal y como consiguen José Bono y Juan Carlos Rodríguez Ibarra". Los miembros de Izquierda Socialista Juan Antonio Barrio de Penagos y Manuel de la Rocha pidieron que no se olvidara que en la izquierda todavía hay mucho campo porque sigue habiendo abstención en ese lado. Jóvenes y clases medias urbanas son sectores a los que todavía se puede ir, piensan en Izquierda Socialista.

Esta corriente ha entregado a la ejecutiva un documento en el que se avala a Zapatero para que mantenga la misma política socioeconómica y en política exterior. Por esta razón no estuvieron de acuerdo de la Rocha y Barrio de Penagos en la conclusión de Leguina de que la ejecutiva no ha gestionado bien "la posguerra en Irak" ya que había que haber tenido en cuenta la marcha positiva para Oriente Próximo de la Hoja de Ruta.

Viejo y nuevo PSOE

En este comité federal, Leguina se presentó como una rara avis ya que, con buen tono, iba a discrepar en algunos aspectos. Pero Zapatero, tras alabar "la obra literaria de ficción de Leguina", señaló que la política es otra cosa y está convencido de que la posición del PSOE sobre la catástrofe del Prestige, la huelga general por el decretazo y la posición sobre la guerra de Irak, aunque en las elecciones del 25 de mayo no hayan tenido un reflejo claro, "sí queda en la conciencia de los ciudadanos y se notará", dijo Zapatero pensando en 2004.

También fue Leguina quien expresó en alto lo que algunos socialistas sienten: su exclusión por razón generacional. "Tenéis que eliminar eso del nuevo y viejo PSOE; y aunque esto no es una empresa sí sirve el método de organización del trabajo y selección de personal". Zapatero rechazó que él tenga en cuenta esos argumentos. "No quiero rejuvenecer ni refundar el partido sino renovarlo; siempre he reivindicado el pasado y sigo consultando a muchos compañeros de antes y de ahora "

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003