Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo retraso del AVE al exigir Medio Ambiente un análisis ambiental de los cambios en Sant Sadurní

El ministerio da la razón al Ayuntamiento en su contencioso con Fomento

El Ayuntamiento de Sant Sadurní tenía razón. El trazado del AVE aprobado por Fomento es muy distinto del que salió a información pública, por lo que necesita un nuevo análisis ambiental. Así lo ha decidido el Ministerio de Medio Ambiente y lo ha notificado a las partes (Fomento, Ayuntamiento y Gobierno catalán). Ahora se abre un plazo para presentar propuestas, que serán analizadas para decidir si los cambios, que Medio Ambiente califica de "notables", exigen una nueva declaración de impacto ambiental. La obra está parada desde marzo de 2001 y el nuevo trámite puede superar los seis meses.

Un retraso más para la llegada del AVE a Barcelona. El Ministerio de Medio Ambiente considera que los cambios en el trazado a su paso por Sant Sadurní d'Anoia (Alt Penedès) introducidos por Fomento modifican "notablemente el trazado" sometido en su día a declaración de impacto ambiental. Por consiguiente, ha reclamado al ministro Francisco Álvarez-Cascos una justificación de las modificaciones, al tiempo que considera que se debe proceder a un "análisis de impacto ambiental" que tenga en cuenta el nuevo proyecto y, también, los argumentos del municipio, opuestos al plan de Fomento.

El Ayuntamiento de Sant Sadurní ha rechazado siempre el trazado propuesto por Fomento aduciendo varias razones. La primera, que no fue el sometido a información pública, motivo por el cual el consistorio no presentó alegaciones; la segunda, que la modificación tiene un considerable impacto paisajístico, ya que supone construir un viaducto de 900 metros de longitud y 40 de altura; la tercera, que los cambios hacían que el viaducto proyectado se irguiera sobre terrenos con peor asentamiento y que tradicionalmente han presentado problemas de movilidad.

Las reclamaciones del consistorio no fueron atendidas por el Ministerio de Fomento, cuyos técnicos han sostenido siempre que su propuesta es la más adecuada. No obstante, el ministerio abrió un proceso de negociación con el Ayuntamiento ofreciendo diversas compensaciones en forma de obras para acabar con la oposición municipal al viaducto. Estas obras suman unos seis millones de euros (1.000 millones de pesetas).

Medio Ambiente ha notificado ya al municipio y al Gobierno catalán que piensa abrir un periodo para evaluar el impacto ambiental de la propuesta de Fomento, así como de la contrapuesta del Ayuntamiento de Sant Sadurní. Este periodo es de 30 días hábiles, que empezaron a contar el 12 de mayo. El trámite completo puede superar los seis meses.

"Medio Ambiente no ha hecho otra cosa que cumplir la ley", afirmó un portavoz del ministerio. La normativa vigente exige una evaluación de los cambios realizados para decidir si es necesaria una nueva declaración de impacto ambiental. "Si todas las partes están de acuerdo, el asunto es más fácil y rápido que si no lo están".

El Ministerio de Fomento aseguró ayer que ya se ha alcanzado un acuerdo total con el Ayuntamiento de Sant Sadurní. Su alcalde en funciones, Joan Amat, declinó hacer declaraciones, pero fuentes municipales aseguraron que el pacto no existe, aunque haya acuerdos en algunos asuntos negociados hasta ahora.

No obstante, se abre ahora un nuevo interrogante. La oferta de Fomento tenía como objetivo desatascar la situación y evitar poder ser acusado de ser el causante de que el AVE no llegue a Barcelona en 2004. Una vez que Medio Ambiente se ha pronunciado y el caso está en sus manos, la negociación carece de interés para Fomento, porque ni siquiera accediendo a todas las peticiones municipales se pueden acelerar los trámites pendientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2003