Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:IGNACIO MURGIA | Director de Osalan-Instituto Vasco de Salud Laboral

El director de Osalan destaca el efecto de la precariedad laboral en los accidentes

Ignacio Murgia (Bilbao, 1961), abogado, es desde marzo director de Osalan-Instituto Vasco de Seguridad Laboral. Murgia asegura que su empeño va a ser impulsar al máximo la cultura y prevención de la salud laboral en las empresas, para lo que pide, y ofrece, la colaboración de los sindicatos y la patronal.

Pregunta. ¿Qué hace cuando va por la calle y ve que en una obra un trabajador descuida las medidas de prevención?

Respuesta. Teniendo en cuenta el poco tiempo que llevo en el cargo, cuando en alguna ocasión he visto que hay trabajadores sin las medidas de protección, lo que he hecho es llamar a la oficina para que manden rápidamente un técnico. A veces llama la atención que estén trabajando así.

"Con medidas de prevención se pueden evitar el 35% de los accidentes mortales"

"Queremos prestar atención a las nuevas patologías, como el mobbing"

P. Poner freno a la alta siniestralidad laboral es el reto más urgente de su gestión. ¿Ha pensado ya alguna iniciativa o bastan las políticas actuales?

R. Evidentemente, poner freno a los accidentes es un reto fundamental para el Departamento de Justicia, Empleo y Seguridad Social, pero también es un reto de toda la sociedad. El Plan de Lucha contra la Siniestralidad que Osalan puso en marcha en 2002 ha tenido sus efectos y, aunque la reducción general no es muy llamativa, dentro de las empresas integradas en el plan la siniestralidad ha disminuido un 60% con respecto al año 2001. Ello quiere decir que si los planes son buenos y se llevan bien dan sus resultados. Para este año, se va a tutelar unas 5.200 empresas, que representan tres veces más de las del 2002. Este plan afectará a unos 330.000 trabajadores,casi la mitad de la población trabajadora.

P. Sin embargo, aunque disminuyen los accidentes leves, los siniestros mortales siguen siendo muchísimos.

R. Efectivamente, aunque si sólo hubiera uno estaríamos hablando de un auténtico fracaso. La siniestralidad va descendiendo, pero los datos son los que son. Hay que reconocer que se produce un incremento con los accidentes mortales. Sin embargo, dentro de las empresas acogidas al plan, los mortales se reducen.

P. Entonces habría que incluir a todas las empresas en el plan y no sólo a las que son sospechosas por tener un número alto de accidentes. ¿Puede hacerse?

R. En los sectores más sensibles a este fenómeno, se incluyen todas, como es el caso de la construcción.

P. A pesar de eso, los índices son muy altos.

R. Sí.

P. Los sindicatos dicen que la Administración es blanda con las empresas que incumplen la ley. ¿Cuántas fueron advertidas el pasado año y cuántas multadas?

R. La Administración no tiene que ser blanda ni dura, lo que tiene que ser es rigurosa, y creo que el Departamento actúa con todo rigor y conforme a derecho. Por supuesto que, en cuanto se tiene conocimiento de que una empresa incumple la ley, se le abre un expediente. No tenemos los datos, porque los requerimientos y sanciones no son competencia de Osalan, sino de Inspección de Trabajo y de la autoridad laboral.

P. Desde el pasado año, hay un fiscal especial en cada territorio dedicado a coordinar e investigar todas las faltas y supuestos delitos relacionados con la salud laboral. ¿Cree que es eficaz?

R. Por supuesto. Es un instrumento más en la lucha contra la siniestralidad y estamos colaborando con la Fiscalía en cada territorio y en el conjunto de la comunidad vasca.

P. ¿Cómo lo hace Osalan?

R. Participamos en las reuniones periódicas en cada uno de los territorios y en la comunidad autónoma. Básicamente, contribuimos a unificar los criterios de actuación y realizamos todos los informes que en esos asuntos nos son requeridos. La Fiscalía informa a la Inspección de Trabajo y a la autoridad laboral.

P. El perfil del trabajador fallecido en accidente laboral es el de un hombre joven que trabaja en el sector de la construcción como subcontratado. La subcontratación también propicia los accidentes.

R. En efecto. La contratación está recibiendo un tratamiento especialmente sensible por nuestra parte y, por eso, todas las empresas del sector están incluidas en el Plan contra la Siniestralidad Laboral, al margen de que hayan tenido o no accidentes. Aquí están involucradas la propia Inspección de Trabajo, los agentes sociales y la Viceconsejería de Trabajo; todos participan en una comisión delegada del Consejo General de Osalan. Al margen del Plan contra la Siniestralidad y de esta comisión, dentro del Plan de Gestión 2003 hay una batería de medidas encaminadas especialmente al sector; por ejemplo, las dirigidas a combatir la atomización de empresas, actuaciones en materia de subcontratación, mejorar la formación y los gastos en en protección.

P. Parece clara la relación entre precariedad laboral y accidentes.

R. Efectivamente. Con los datos que manejamos, uno de los factores que inciden claramente en la siniestralidad es la temporalidad. En este sentido, tenemos también un plan especial contra la siniestralidad en las empresas de trabajo temporal. Van a estar incluidas todas y vamos a comprobar y asesorar sobre acciones de formación y vigilancia de la salud de los trabajadores.

P. Las enfermedades profesionales se han incrementado un 24%.

R. Sí, es cierto. En Osalan, estamos haciendo un esfuerzo para que se identifiquen como enfermedades profesionales todas aquéllas que hasta ahora seguían el cauce de la enfermedad común, tanto de los trabajadores en activo como de los ya jubilados que han podido estar expuestos. También queremos prestar atención a las patologías que se producen como consecuencia de los nuevos fenómenos, como el mobbing.

P. Los sindicatos critican el que haya empresas que dan vacaciones a sus trabajadores en caso de accidente leve para que no se les contabilice el número real de siniestros y evadirse así del punto de mira del Plan contra la siniestralidad de Osalan.

R. No nos consta. Si lo supiéramos lo habríamos puesto en conocimiento de la autoridad laboral. Si alguien tiene constancia de ello, tiene que hacerlo.

P. ¿Qué le parece la creación de la figura del delegado sectorial, que visite las empresas no sólo para denunciar sino también para colaborar, tal y como piden algunos sindicatos?

R. Creo que puede ser útil. Todos los instrumentos que puedan servir en esta lucha contra la siniestralidad, bienvenidos sean. No obstante, en el seno de la comisión de construcción sí se están barajando otras alternativas, pero es una cuestión que pertenece al ámbito de la negociación colectiva.

P. ¿Están a punto de aprobar un plan de formación especial?

R. Se está trabajando en un proyecto de formación para todos los trabajadores de la construcción; es decir, afectaría a 57.000 personas, un plan muy ambicioso. Es probable que se alcance un acuerdo, pero como no está cerrado prefiero no dar más detalles.

P. ¿Qué porcentaje de muertes se pueden evitar?

R. Si se producen por falta de medidas de prevención, es obvio que todas. En general, el 35% de los accidentes mortales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2003