Crítica:ÓPERA | 'La valquiria'
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Ni los dioses son para siempre

La valquiria

De Richard Wagner. Intérpretes: Falk Struckmann/Peteris Eglitis, Deborah Polaski, Peter Seiffert, Linda Watson, Lioba Braun, Sabine Brohm, Annegeer Stumphius, Marisa Altmann-Althausen, Andrea Bönig, Heike Gierhardt, Mireia Pintó, Corinne Romijin y Francisca Beaumont. Orquesta del Liceo. Director musical: Bertrand de Billy. Director de escena: Harry Kupfer. Escenografía: Hans Schavernoch. Vestuario: Reinhard Heinrich. Iluminación: Manfred Voss. Producción de la Deutsche Staatsoper Unter den Linden de Berlín. Teatro del Liceo. Barcelona, 29 de mayo.

Se esperaba el mismo nivel vocal en el segundo acto con la entrada en combate de otras dos figuras de primerísimo nivel en la escena wagneriana: Deborah Polaski en el papel de Brünhilde, y Falk Struckman en la piel de Wotan. Ella, cautelosa en su guerrera entrada, estuvo espléndida, por técnica, vigor y capacidad dramática a la hora de plasmar las emociones del personaje con un canto de poderoso efecto. No tuvo la misma suerte Struckman. Dotado de nobleza y rabia reprimida, cantó muy bien esos largos monólogos que aburren a los espectadores poco familiarizados con el estilo wagneriano, pero una grave indisposición súbita le dejó fuera de combate y tuvo que ser sustituido en el tercer acto por Peteris Eglitis, Wotan de guardia que salvó la función, cosa de agradecer, pero las pasó canutas. Salió con cierto empaque pero se desfondó a las primeras de cambio y acabó la función como pudo.

Linda Watson y Peter Seiffert, en <i>La valquiria.</i>
Linda Watson y Peter Seiffert, en <i>La valquiria.</i>JORDI ROVIRALT A

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción