Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ELECCIONES 25M | Rota y Morán obviaron la guerra en las urnas

Las bombas estadounidenses no impactaron en las urnas

La oposición al ataque a Irak no ha tenido efecto electoral alguno y los socialistas podrían incluso perder las alcaldías de Rota y Morón

La lógica utilizada por los analistas de una u otra materia surge del estudio de lo general, lo que supone su principal valor al tiempo que la razón de sus fallos. La impresionante movilización popular contra los ataques de EE UU a Irak y la colaboración española en los mismos llevaba a pensar en su inmediata traslación a los resultados de las elecciones del pasado domingo, especialmente en aquellos municipios que tiene en sus suelos bases estadounidenses, denominadas oficialmente de "uso conjunto". Pero lo que para todos era la excepción, la guerra y sus máquinas, para estas poblaciones es algo cotidiano y en las elecciones locales los votantes tuvieron en cuenta únicamente eso: lo local.

El Arahal es el único municipio 'afectado' donde PSOE e IU crecen y podrían gobernar

En Morón de la Frontera, la campaña comenzó con el cambio de las cabezas de cartel del Partido Popular y del PSOE. En el caso de los primeros se hizo de forma traumática. Tras nombrar y presentar un candidato se le eliminó porque una encuesta auguraba la mayoría a un independiente al que la dirección provincial del PP decidió hacer suyo.

Los resultados de ayer han demostrado que la encuesta manejada por los populares de Sevilla era acertada y la lista encabezada por el empresario Manuel Morilla fue la más votada y obtuvo nueve de los 21 concejales de la Corporación, cinco más que en los comicios de 1999.

El candidato defenestrado, el profesor de instituto Felipe López Rincón, se rebeló junto al presidente local y el secretario y protestaron pública y mediáticamente por la participación española en el ataque a Irak. Ni los malos modos del PP con sus convecinos, ni la toma de postura de estos frente a la guerra tuvieron efecto alguno en las urnas. La agrupación independiente formada por los que fueran militantes populares apenas supero el medio millar de votos, mientras que la candidatura del heterodoxo Morilla -sus carteles electorales ni siquiera eran del color usado por el PP en toda España- y sus promesas de regir la ciudad como si se tratara de una empresa están muy cerca de la alcaldía. Un pacto con el PA le otorgaría los dos votos necesarios para tener mayoría en los plenos.

El PSOE presentaba como candidato a Francisco José Montero, que ganó en las primarias del partido al hasta ayer alcalde, José Párraga. La valoración del electorado no coincidió con la de los afiliados y la candidatura de renovación, con siete electos, perdió dos concejales con respecto a 1999 y, más que probablemente, la alcaldía.

Los resultados de Izquierda Unida han sido casi un calco de los obtenidos en las anteriores elecciones (15,86% y 15,54% de los votos, respectivamente), pero sus tres concejales no serán suficientes para gobernar en compañía de los socialistas. La oposición a la guerra, aunque no se pueda decir que haya perjudicado a los que tomaron esa postura, ciertamente no ha ayudado a los candidatos de Morón.

En la localidad gaditana de Rota, lo local también ha prevalecido en los apoyos de los votantes. Los resultados de los comicios de ayer dejan en una situación cuando menos delicada al PSOE. A pesar de haber sido la lista más votada, con 10 de los 21 concejales de la Corporación, el reparto del resto de los ediles electos hace posible que un pacto entre el PP (seis concejales) y los independientes de Roteños Unidos (cinco concejales) saque de la alcaldía al socialista Domingo Sánchez Rizo.

El PSOE gobernó con los independientes hasta octubre del pasado año. La reciente ruptura entre ambas formaciones y la agresividad con la que los antiguos aliados de los socialistas hicieron oposición son las principales razones de que casi nadie crea en la posibilidad de que se reedite un pacto como el de 1999. Tampoco será posible un acuerdo electoral de los llamados de progreso, ya que Izquierda Unida ha perdido el único concejal que tenía en la Corporación.

La solución pasa por la agrupación independiente que ve reforzado además el apoyo de los ciudadanos cuyos votos le han otorgado dos concejales más que en 1999. El PSOE también ha ganado apoyo ciudadano (un 4%), pero puede ser el perdedor frente al Partido Popular, a pesar de que esta formación tendrá dos ediles menos en la Corporación y sus votos han disminuido considerablemente (8%).

Tan sólo en El Arahal (Sevilla) PSOE e Izquierda Unida han avanzado. Los socialistas han obtenido un edil más que en 1999 y la coalición de izquierdas tres, además de incrementar el 15% el número de votos recibido. Nadie, sin embargo, se atreve a vincular los resultados favorables de ambas formaciones a su oposición a la guerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2003