Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | Nueva mayoría del GIL

Seis pueblos de la Costa del Sol quedan a expensas de los pactos ante la falta de mayoría absoluta

El PP ha ganado la batalla electoral en la Costa del Sol. Se ha asegurado con mayorías absolutas el gobierno de Málaga, Torremolinos, Fuengirola y Nerja, mientras que el PSOE ha amarrado feudos como Mijas o Algarrobo. Sin embargo, el futuro de plazas estratégicas como Vélez-Málaga, Estepona, Benalmádena o Rincón de la Victoria queda a merced de la guerra de pactos que comienza ahora, donde las formaciones minoritarias tendrán la llave.

En la estrategia de pactos la primera máxima es la cautela. Por eso ayer, con la resaca de las urnas a cuestas, ningún partido se mostraba proclive a descubrir sus cartas, aunque los teléfonos ya estuvieran funcionando en busca de alianzas. Del resultado de esta batalla diplomática depende, por ejemplo, el futuro de Estepona, donde el PP se hizo con el gobierno en noviembre de 2001 tras romper el pacto anti GIL y negociar con varios ex ediles del Grupo Independiente Liberal. La lista encabezada por la alcaldesa Rosa Díaz ha obtenido siete de los 21 concejales de la corporación, sólo uno más que el PSOE, que ha repetido los seis de la anterior legislatura. También IU ha mantenido el único edil que tenía.

El PP tendrá, pues, que negociar su continuidad en el gobierno con el Partido de Estepona (PES), liderado por Ignacio Crespo, ex miembro del GIL y teniente de alcalde en la época en que Jesús Gil Marín ocupaba la alcaldía. Crespo tiene en el bolsillo cuatro concejales, suficientes para dar a los populares el gobierno. Sin embargo, habrá que superar el obstáculo de la falta de química del PES con Díaz. El PA, con tres ediles, puede ser también objeto del interés del PP.

En Vélez, la lista más votada ha sido la encabezada por el hasta ahora alcalde socialista, Antonio Souvirón, que ha mantenido los diez escaños que tenía. Pero para completar la mayoría necesaria en una corporación de 25 concejales no le basta negociar el apoyo de los dos de IU. El único edil del PSA, formación debutante este año en Vélez, le garantizaría el gobierno. Los restantes 12 escaños están en manos del PP (7) y de la coalición PA-GIPMTM (5), que también podrían aspirar a formar gobierno si se garantizasen el apoyo del PSA.

No menos incierto es el futuro de Rincón de la Victoria, donde el PP se mantiene como fuerza más votada (7 concejales) después de una legislatura tormentosa donde el hasta ahora alcalde, José María Gómez Muñoz, terminó siendo expulsado del Partido Popular y encabezando la candidatura de otra formación, el PADE, que ha obtenido dos ediles. La llave del gobierno está en manos de un partido local, el PSIRV, que con sus cuatro concejales decidirá si gobierna el popular Francisco Salado.

En Rincón el voto está muy atomizado. La segunda fuerza en las urnas ha sido el PSOE (6 concejales), que ha perdido apoyos en favor de IU, formación que irrumpe en la corporación con un edil. El PA, socio de gobierno en la anterior legislatura, mantiene aún uno. El cabeza de lista del PSOE, José Domínguez Palma, se confesó ayer dispuesto a intentar arrebatar el gobierno al PP, aunque eso implique un pacto con los miembros del anterior gobierno municipal que tendría una difícil acogida entre el electorado socialista.

Bolín, sin mayoría

El independiente Enrique Bolín, que en 1999 logró los 11 ediles que necesitaba para gobernar en solitario, se ha quedado ahora con diez, lo que le obligará a buscar el respaldo de los populares. Aunque aún es pronto para descubrir las cartas, fuentes de la ejecutiva provincial popular no descartaban ayer brindar los cuatro concejales que han obtenido en las urnas al Grupo Independiente de Benalmádena (GIB) de Bolín para formar gobierno. Si la negociación fructifica, PSOE e IU volverán a estar en la oposición, pese a haber ganado un concejal cada uno.

Otra plaza costera pendiente de negociación es Manilva, donde el Partido Democrático de Manilva (PDM), liderado por el ex concejal del GIL Pedro Tirado, ha sido la formación más votada con cinco de los 13 concejales. El ex alcalde socialista manilveño Emilio López Berenguer, suspendido de militancia en el PSOE, ha conseguido tres ediles con su candidatura independiente. Si se reedita el pacto de la anterior legislatura entre López y Tirado, nada podrán hacer los tres ediles de IU y el único concejal que han obtenido los socialistas para evitar que gobiernen.

En Torrox, donde la corporación se compone de 17 concejales, el PSOE deberá sumar los cuatro de IU a los siete que le ha granjeado su condición de fuerza más votada para formar gobierno. Otro partido que podría ser decisivo es el PA, que, como en el resto de la comarca de la Axarquía, ha concurrido en coalición con el localista GIPMTM, con un resultado de dos concejales.

Pese a que nadie quiere hablar todavía, todos reconocen que las negociaciones estarán supeditadas a la lucha por la Diputación. En este terreno, el PSOE parte con la ventaja de superar al PP en un diputado (14 frente a 13) y contar con el apoyo seguro de los dos diputados de IU. El único diputado del PA puede jugar un papel en acuerdos municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2003