Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Quemados por casi cuatro meses sin tutor

Desde el día 10 de febrero los alumnos del curso de segundo B de Primaria del colegio público La Santa Cruz, de Almuñécar (Granada), están sin maestro tutor, a excepción de dos días en el mes de marzo. Su tutora está de baja por enfermedad, la maestra sustituta está también de baja por enfermedad. Los maestros a veces enferman y tienen que darse de baja. Ahora, lo que no es lógico es que un grupo de alumnos permanezca sin tutor tres meses y medio, como es el caso que nos ocupa.

Las madres y padres de estas criaturas estamos quemados. Quemados de ver que la Administración busca apaños como que por una clase de segundo pasen varios maestros para impartir las distintas materias del curso. Tenemos la sensación de que nuestros hijos, en vez de cursar Primaria, están en Secundaria, por la cantidad de profesores que las criaturas ven a lo largo del día. Nos consta que el equipo directivo ha hecho todo lo que ha podido para que por esa clase pasen el mínimo de maestros (como reduciendo horas de Educación Física en otros cursos), pero es materialmente imposible que a pesar de ello no circule por ese aula un considerable número de personal docente. Y mucho nos tememos que será así hasta final de curso.

Para conseguir que mandaran a la primera sustituta tuvimos que movilizarnos y amenazar con cerrar el centro. Ahora estamos lo suficientemente quemados como para ni intentar volver a cerrarlo. Pero si alguna persona que se encuentra en los órganos de la administración educativa leyera esta carta le rogamos que por favor se ponga en el lugar de los padres que la suscriben y tengan a bien mandar un tutor para nuestros hijos. Nos parece razonable lo que llevamos esperando y nuestros hijos se hallan tan desorientados que la mayoría de los días no recuerdan qué maestros les dieron clase y no paran de preguntar cuando volverá su maestra.

Por cierto, sí enviaron sustituto para una profesora candidata en las elecciones municipales, que estuvo de campaña electoral. No podemos dejar de sentirnos agraviados cuando la baja que sufren nuestros hijos es de larga duración. ¿Qué criterios pedagógicos son éstos?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2003