Entrevista:ESPERANZA AGUIRRE GIL DE BIEDMA | Candidata del PP a la presidencia del Gobierno regional | ELECCIONES 25M | La batalla por Madrid

Esperanza Aguirre: "Me atrevo a decir que voy a ganar"

"Lo veo muy bien", dice Esperanza Aguirre cuando se le pregunta cómo ve el panorama electoral para el PP. Tan bien lo ve que, si se le reta a pronosticar si ella se alzará con la victoria en los comicios autonómicos, no duda ni por un momento: "Me atrevo a decir que voy a ganar, claro que me atrevo".

Pregunta. ¿No cree que los madrileños quieran un cambio?

Respuesta. Cuando los ciudadanos quieren un cambio es porque los gobernantes que han tenido no les gustan, porque ha habido fracasos en las políticas que han realizado, y porque les ilusiona el proyecto alternativo que tienen enfrente. Yo no percibo ninguna de esas cosas. Yo creo que los ciudadanos están muy contentos con el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón de estos últimos ocho años: ha hecho 114 kilómetros de metro y ha hecho de Madrid una vanguardia en lo social y una referencia cultural. ¿Las encuestas? El alcalde de Madrid [José María Álvarez del Manzano] me dijo una vez: "No te preocupes, a mí ninguna encuesta me ha dado nunca mayoría absoluta... y llevo ya tres".

"Hay que aumentar el dinero para ayudar a que las familias cuiden a los ancianos"
"Las encuestas me dicen que me faltan sólo dos escaños para la mayoría absoluta"

P. ¿Y a usted cómo le salen las encuestas?

R. Me dan que me faltan dos escaños para la mayoría absoluta. Me dan 53-54 escaños. Como me hacen falta 56...

P. ¿Entonces ya no soplan malos vientos para el PP?

R. Yo creo que han soplado unos vientos de una dirección extraña, como un huracán. Pero ahora ha venido la calma y luce el sol.

P. ¿Los malos vientos los trajo la guerra en Irak?

R. Hombre, yo creo que esto empezó con el Prestige. Es verdad que desde noviembre se han utilizado algunos argumentos distantes de Madrid para tratar de sacar al PP de la arena política. Pero los madrileños van a votar en función de si les gusta o no les gusta el Gobierno que tienen, de si lo quieren cambiar o no...

P. Resuma su programa telegráficamente, como si fuera un spot propagandístico.

R. Seré la primera mujer elegida presidenta en una comunidad autónoma de España. La mujer que hará que la prosperidad que entre todos generemos en Madrid les llegue a todos, especialmente a los más desfavorecidos: a las mujeres, que tienen el doble de índice de paro que los hombres; a los inmigrantes, que necesitamos integrar; a los discapacitados, que siguen teniendo enormes barreras físicas y psíquicas para trabajar... Concedo mucha importancia a la sanidad, y muy especialmente a la sanidad pública, que es la que gestiona el Gobierno regional. Y me preocupan los ancianos, que todavía mueren en soledad.

P. Todo muy social, ¿no?

R. La mejor política social es la de todos. Es el empleo, para que ese progreso pueda llegar a todos. Yo no creo que se pueda repartir la riqueza que no se genera, y el mejor medio de generarla es favorecer las condiciones para crear empleos. El Gobierno crea las condiciones de confianza para que los comerciantes, sobre todo los pequeños empresarios, los industriales, crean que tienen expectativas de futuro, inviertan, y en esa inversión son los que crean empleo. Por cierto, que Madrid tiene hoy un índice de desempleo menor que el de Alemania. Es algo que si a mí me lo hubieran dicho en 1996, cuando llegué al Gobierno [central], no lo hubiera creído.

P. Pero hay muchos contratos precarios...

R. Lo de los contratos precarios depende de cómo se mire. Si medimos todos los contratos que se firman en un mes, la inmensa mayoría son precarios: hay gente que está contratada por días, por semanas, por meses... Pero lo importante es saber cuántos de todos los madrileños que trabajan tienen contratos precarios. Pues bien, de todos los madrileños que trabajan, el 81% tiene contrato estable. O sea, que no nos hablen de precariedad.

P. Los servicios sociales en España sólo cuidan el 3,2% de los ancianos dependientes. ¿Qué le parece?

R. Tenemos que aumentar la ayuda a domicilio, tenemos que aumentar las plazas en residencias, los centros de día y todos los recursos públicos. Pero tenemos que aumentar también las ayudas. Y las posibilidades que se dan a las familias de cuidar a sus mayores. Hemos dado ayudas fiscales, pero tenemos que incrementar los elementos que permiten que las familias puedan hacerse cargo del cuidado del anciano cuando éste lo quiera así. Hay muchas familias, sobre todo las familias modernas, que no pueden asumir sobre sus hombros la totalidad del tiempo del cuidado de una persona dependiente. Por eso, yo me propongo aumentar los programas de respiro, de forma que las familias, y sobre todo las mujeres, puedan tener fines de semana, vacaciones... Desde el punto de vista económico es mucho más barata la asistencia a domicilio que la residencia asistida. Por lo tanto, demos a las familias todas las posibilidades de hacerlo.

P. ¿Ayudará más a las familias fiscalmente?

R. Mi idea es que hay que hacer más plazas de residencias asistidas, y más residencias de día. Pero hay que aumentar también el dinero público que se destina a ayudar a que las familias mantengan y cuiden a los ancianos dependientes.

P. ¿Qué parte del presupuesto de la Comunidad dedicaría a asuntos sociales?

R. Dedicaremos tres de cada cuatro euros. En eso incluimos los servicios sociales propiamente dichos, la educación, la sanidad... Pero yo no creo que se pueda decir que no constituye un gasto social la inversión en metro, por ejemplo, porque es un gasto que beneficia enormemente a la sociedad, o el pago de los sueldos de los nuevos policías. ¿Es que eso no beneficia a la sociedad?

P. Otra preocupación de los madrileños es la seguridad. ¿O los periódicos exageran el problema?

R. No. Los periódicos no exageran. Lo que dice el Ministerio del Interior es que el número de delitos de los años 2000, 2001 y 2002 ha disminuido respecto a los años ochenta. Pero lo que el ministro del Interior también dice es que ha subido el número de faltas. Porque desde el año 1996, tras entrar en vigor el nuevo Código Penal, prácticamente las faltas quedan despenalizadas: la única pena por una falta es el arresto de un fin de semana. Me refiero al robo de un teléfono móvil, al robo de la cartera, al tirón de un bolso... Ésas son las que producen la sensación de inseguridad en la calle. Las faltas quedan impunes aunque te hayan detenido hasta cien veces en el mismo sitio... Esto necesita cambiarse, y yo apoyo absolutamente las medidas legislativas que se están poniendo, y, como senadora que soy, tendré la satisfacción de apoyarlas.

P. ¿La obsesión por la seguridad tras los atentados del 11-S en Nueva York justifica un recorte de los derechos ciudadanos?

R. En absoluto. La seguridad tiene que ser compatible con la libertad. La seguridad es precisamente para preservar la libertad, no es un valor absoluto. Un valor absoluto es la libertad.

P. ¿Usted tiene pensado crear una Consejería de Interior?

R. Sí, de Justicia e Interior, con rango de vicepresidencia. Habrá la Bescam (Brigada Especial de Seguridad Ciudadana de la Comunidad de Madrid) con 5.500 nuevos policías -no policía autonómi-ca- de los que 3.000 procederán del nuevo convenio que firmaría con el Ministerio del Interior, y 2.500 más policías locales. La Comunidad firmaría otro convenio con el Ayuntamiento para financiar coches provistos con GPS; y pagaría un porcentaje del sueldo de estos agentes, siempre y cuando se dedicaran exclusivamente a seguridad ciudadana. No se trata aquí de cubrir los déficit de policías municipales, sino de destinar el dinero de los contribuyentes a lo que más les preocupa: la seguridad. Es decir, implicaré a la comunidad autónoma en el tema de seguridad por primera vez en los 20 últimos años.

P. ¿Eso conllevaría hacerse cargo de las competencias? ¿Quién sería el jefe de la policía?

R. El jefe de la policía local sería el alcalde; y el jefe de la Policía Nacional, el ministro del Interior. Lo que hará la Comunidad es coadyuvar, es decir, pagar para que nos garanticen la seguridad. El jefe no sería el consejero de Interior y de Justicia, aunque coordinaría el servicio de emergencias 112, Protección Civil y Justicia. La justicia tiene una incidencia extraordinaria en la seguridad, y ahí sí es competente la Comunidad de Madrid. Los juicios rápidos son fundamentales para la seguridad en la calle y cambiarán el panorama de la justicia: eso va a evitar que un delincuente entre por una puerta y salga por otra hasta cien veces.

P. ¿Entonces, las competencias directas sobre la policía no las tendrá la Comunidad?

R. Yo no he dicho que no las deba tener. Yo no descarto nada. Lo que digo es que mi compromiso en esta legislatura es poner en la calle, implicando a la Comunidad, 5.500 policías dedicados exclusivamente a la seguridad ciudadana. Pero los ciudadanos deben saber que la Comunidad se implicará en la seguridad y pondrá un policía más por cada 1.000 madrileños.

P. Eso no es lo que ha ocurrido en los últimos años, en que el Gobierno regional del PP ha dicho: esto no es mi problema; eso es competencia de Interior.

R. Tampoco la Policía Municipal se ha dedicado, en los últimos años, exclusivamente a la seguridad. Esto no quiere decir ni que Alberto Ruiz-Gallardón discrepe de Álvarez del Manzano, ni que yo discrepe de Ruiz-Gallardón. Esto quiere decir que la seguridad ciudadana es el problema que más preocupa a los madrileños, que no comprenden que las administraciones no nos impliquemos. En cuestión de seguridad, el monopolio de la violencia sólo lo tenemos los poderes públicos. El ciudadano no puede invertir en su propia seguridad, sino que somos nosotros los que se la tenemos que proporcionar.

P. O sea, que no piensa que los ciudadanos deban pagarse su propia seguridad...

R. Una cosa es cuando hay una urbanización cerrada, donde no pueden transitar los ciudadanos. Evidentemente, esa urbanización tiene su propia seguridad.

P. ¿Descarta crear una policía autonómica?

R. A la larga no descarto nada.

P. ¿Seguirá el Gobierno regional teniendo tantas competencias en materia urbanística o cederá parte a los ayuntamientos?

R. La ordenación del territorio le compete a la Comunidad.

P. Pero quizá el Ayuntamiento de Madrid reclame más competencias urbanísticas...

R. Supongo que no, porque Madrid tiene ya muchas.

P. Parece que usted no va a apostar por las obras faraónicas, como ha hecho Ruiz-Gallardón.

R. No creo que las obras hayan sido faraónicas. El metrosur es una obra grandiosa, que no responde a un capricho de un gobernante, sino a una necesidad. Yo me he comprometido a hacer 60 kilómetros más de metro: por el norte, a Alcobendas y San Sebastián; por el este, a San Fernando, pasando por la Villa Olímpica; en el sur a Villaverde y a Vallecas Villa, a Pinar del Rey y Pinar de Chamartín, La Elipa; y en el oeste, a Boadilla del Monte y a Pozuelo, aunque sea en superficie.

P. ¿Y la sanidad?

R. La sanidad es la primera prioridad de los madrileños. La sanidad madrileña es muy buena, pero puede y tiene que mejorar. Y me he comprometido a que un madrileño no tenga que esperar más de 30 días para ser operado. ¿Cómo? Pues abriendo los quirófanos por la tarde y utilizando todos los recursos de la sanidad pública. Pero una vez que se utilicen todos los recursos de la pública, voy a concertar con la privada.

P. ¿Dónde estará el hospital del Sur que ha prometido?

R. Entre Parla, Valdemoro y Pinto.

P. Usted ha sido ministra de Educación. ¿Hará especial incidencia en el tramo escolar de 0 a 3 años?

R. El tramo de 0 a 3 años en este momento tiene más o menos 25.000 plazas gratuitas. Yo me he comprometido a poner otras 25.000 mediante becas y plazas para que haya 50.000 niños entre 0 y 3. No vamos a hacer 25.000 plazas nuevas de una vez, sino que vamos a cubrir a 25.000 niños más.

P. ¿Mantendrá las ayudas a la escuela concertada o primará a la enseñanza pública?

R. La concertada supone el 18% del gasto total en educación. En los últimos años, lo que ha crecido son las plazas de la pública, no las plazas de la concertada. Yo propongo poner 110 colegios públicos bilingües para que las familias con menos medios económicos puedan dar a sus hijos la oportunidad de dominar la lengua inglesa, que hoy es una herramienta fundamental para tener mejores oportunidades de empleo.

P. ¿Qué pasa si no gana los comicios por mayoría absoluta?

R. Pues no pasa nada. Pasa que... En fin, que los madrileños se van a encontrar con un Gobierno peor que el que tienen ahora.

P. ¿Pero no se le pasará por la cabeza tirar la toalla...?

R. En absoluto. Estoy convencida de que voy a ganar.

ESPERANZA AGUIRRE

Lugar y fecha de nacimiento: Madrid, 3 de enero de 1952

Profesión: Licenciada en Derecho. Técnico superior de la Administración

Cargo: Senadora

Tiempo en el cargo: desde 1996

Partido político: PP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS