Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARLOS MOYÀ | Tenista

"Casi todo lo hago con la derecha"

Pregunta. Siete años buscando el Trofeo Godó. ¿A la octava va la vencida?

Respuesta. Sí. Lo dije antes de empezar el torneo un poco en broma, y así ha sido.

P. Su biografía dice: "Mide 1,90 y pesa 80 kilos. Permanece soltero". ¿Puedo preguntarle qué hace los sábados?

R. No hago nada especial. Intento divertirme en la justa medida, pero nada fuera de lo normal.

P. ¿Es cierto que tiene más tatuajes que los que enseña, al menos en público?

R. Mentira. Sólo uno, que me hice en un sitio en el que si yo no quería no se veía. Nunca pensé que se llegaría a jugar al tenis sin mangas.

P. ¿Cree que ha cambiado su imagen de niño pijo, consentido y de mal carácter?

R. Nunca me he considerado de mal carácter. Sí reconozco que no soy pelota ni vendo humo, y si hay algo que no me va bien, normalmente lo digo. No soy mala persona. Y no me considero el típico niño pijo.

P. ¿Usted es todo tenis?

R. No. Lo primero de todo soy persona. Tengo los mismos gustos e inquietudes de cualquier chico de 26 años, sólo que yo, además, juego al tenis.

P. ¿Cuál es su ilusión más difícil de conseguir?

R. Ser feliz.

P. ¿Qué se enchufa cuando va a jugar para ponerse estupendo?

R. Quizás hay más de lo que sale, pero yo creo que el tenis es un deporte limpio. Yo no tomo nada.

P. Escribe y come con la izquierda, pero juega con la otra. ¿El tenis es lo único que hace a derechas?

R. [Ríe] La verdad es que casi todo lo hago con la derecha, menos comer y escribir.

P. ¿Y el voto?

R. No sigo mucho la política. Nunca he votado y, de momento, no lo voy a hacer tampoco.

P. A los 14 años le confundieron con una niña, y le quisieron meter en el lavabo de señoras. ¿Ahora se aprovecharía y jugaría a los médicos?

R. Ahí no estuve muy espabilado, y contesté que era un niño. Pero que no me lo digan ahora

P. ¿No se le ve mucho el plumero fiscal con eso de vivir en Ginebra?

R. Bueno, la gente puede pensar lo que quiera.

P. No me dirá que reside en Suiza por el chocolate y los relojes.

R. Yo pago impuestos en Suiza. Y no es ningún paraíso fiscal. Allí estoy muy bien, tengo muchos jugadores, hay muy buenos clubes y la vida es muy tranquila.

P. ¿Qué hay más importante que el tenis?

R. La vida, la salud, el bienestar de los tuyos. El tenis es un trabajo.

P. ¿Se liga mucho de tenista?

R. Hombre, se liga más que si no fuese tenista famoso.

P. ¿Cuando hizo aquella publicidad desnudo en la ducha y con la alcachofa donde yo le diga, le estalló el contestador?

R. No tanto, no tanto [ríe].

P. Mucho tenis en directo, y luego juega al fútbol con la videoconsola.

R. En los torneos hay muchas horas, y yo siempre viajo con ordenador y con la play sta

tion. Hay que matar el tiempo de alguna manera.

P. ¿En su rivalidad con Corretja qué hay más: amor u odio?

R. Odio no creo que haya mucho, ni mucho menos. Y pienso que para el tenis español ha sido una rivalidad muy buena. Las victorias del uno motivan al otro, y creo que el uno al otro nos hemos hecho mejores jugadores.

P. Usted no ha sido muy de libros, ¿no?

R. No es que no me gustara. No terminé COU, pero nunca repetí ningún curso, hasta que me fui a Barcelona y ya me fue muy difícil compaginar los estudios con el tenis.

P. "Me sobra el dinero". ¿Le importaría que le diera mi número de cuenta?

R. No creo que notara usted nada. [risas]. Lo que he dicho es que quizás haya ganado más dinero del que nunca hubiese soñado.

P. "Adoro darme miedo". ¿Cómo lo hace?

R. Viendo películas de terror. Yo disfruto. Ahora, estando solo por la noche, no la veré.

P. ¿Cuando tiene miedo se encomienda a su peluche favorito?

R. No hay ninguno preferido, aunque tengo koalas, ositos, perros. Un poco de todo.

P. Dígame un personaje al que admire.

R. El grupo U2.

P. Y alguien impresentable.

R. Bin Laden.

P. ¿Cómo vio el apoyo de Aznar a la guerra de Irak?

R. Es un tema complicado. Para lo que pintamos ahí, el poco papel que hemos tenido y las repercusiones que puede tener si hay represalias, yo creo que el balance es negativo.

P. ¿Se ve en el Inserso dándole a la raqueta?

R. No creo. Pero espero que queden todavía unos años para que me retire.

P. ¿Hay algo que le gustaría tener y no pueda comprar?

R. Lo único que quiero tener es felicidad, y de momento la tengo.

PERFIL

Con 26 años, se considera "una persona introvertida a la que cuesta relacionarse con gente a la que no conozco". Reconoce ser "en cierta medida perezoso y pasota", y aficionado a la velocidad y a la guitarra, que estudió durante una lesión de espalda. Sigue siendo ave nocturna, amante de salir con sus amigos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2003

Más información