Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevilla acoge la mayor exposición antológica del pintor Antonio Saura

Un total de 54 piezas se muestran por primera vez al público

La mayor muestra que se ha realizado sobre el pintor Antonio Saura (Huesca, 1930-Cuenca, 1998) se inaugurará el próximo martes en la Casa de la Provincia de Sevilla. La antológica incluye 113 obras realizadas desde finales de los sesenta, cuando ya había abandonado el surrealismo y se dedicó al informalismo, hasta un año antes de su muerte. Entre las piezas, que proceden de coleccionistas particulares, hay 54 que se exponen por primera vez de las series Mujeres-sillón y Superposiciones.

La exposición, organizada por Caja Duero con la colaboración de la Diputación de Sevilla, trata los temas recurrentes de Saura: sus versiones del perro de Goya, los Retratos imaginarios como la serie que dedica a Brigitte Bardot y sus famosos retratos de multitudes.

"Lo importante de esta antológica es que se produce un entretejido de la obra pública y la privada. Es decir, que podrán verse los grandes óleos sobre lienzo o papel que Saura creó para ser expuestos junto a obras de pequeño formato realizados por el mero placer de dibujar", explica el historiador del Arte francés Emmanuel Guigon, comisario de la exposición que se inaugurará el día 6 y estará abierta hasta el 29 de junio. Guigon, quien durante seis años ha sido conservador jefe del Instituto Valenciano de Arte Moderno y actualmente ocupa el mismo cargo en el Museo de Arte Moderno de Estrasburgo (Francia), seleccionó también las obras de Saura que se mostraron el pasado julio en Salamanca.

"En Salamanca se colgaron 59 obras, pero en la muestra para Sevilla hemos incluido dos series que el público no había podido ver nunca ya que pertenecen al legado de la familia del artista y a coleccionistas particulares. La gran novedad son los 37 collages de la serie Superposiciones, fechados entre 1974 y 1977, y que son trabajos realizados sobre superficies impresas", comenta.

La exposición comienza con las primeras obras informalistas de Saura, en 1956, y llega hasta 1997, un año antes de su muerte. El estilo de Saura, uno de los grandes del siglo XX español, cambió a raíz de un viaje que realizó a París en 1953. Sus primeras creaciones, dentro del surrealismo, dan paso a uno de los grandes temas que le acompañará durante toda su trayectoria: Damas, las cabezas en las que el pintor de Huesca comienza a restringir su paleta a la gama de los blancos y los negros.

Saura, que en 1957 fundó el grupo El Paso, es pronto reconocido como uno de los más importantes creadores españoles. En 1958 participa en la Bienal de Venecia y comienza a exponer en el extranjero. En 1964 es invitado a la Documenta 3 de Kassel y, tres años más tarde, se instala en París. Desde entonces la carrera de Saura es una pura línea ascendente.

La antológica, que podrá verse tan sólo en Sevilla, ofrece buenos ejemplos de sus grandes obsesiones. Podrán verse 15 obras de Damas, 16 de Mujeres-sillón, otros 16 Retratos imaginarios, 13 de El perro de Goya, 12 de Multitudes y 37 de Superposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2003