Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ICV pide al fiscal que investigue el escándalo de las encuestas

Mas considera que el caso está "absolutamente enterrado y archivado"

Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) presentó ayer una denuncia ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en la que pide a la fiscalía que investigue el escándalo de las encuestas del Gobierno catalán "por si hubiera delito sobre falsedades documentales o malversación de dinero público". El conseller en cap del Ejecutivo, Artur Mas, quien se vio obligado a prescindir de su número dos, David Madí, para atajar la polémica, consideró que el caso está "absolutamente enterrado y archivado".

Desde que ICV anunció su intención de llevar a los tribunales las manipulaciones, omisiones y mutilaciones de las encuestas oficiales del Gobierno catalán hasta la presentación de la denuncia han pasado casi dos meses. Los ecosocialistas congelaron sus intenciones cuando el Partido Popular (PP) anunció su apoyo a la comisión de investigación parlamentaria, pero ahora, una vez finiquitada ésta, han desempolvado la demanda.

El portavoz de ICV, Joan Herrera, consideró "vergonzoso" que Convergència y los socialistas pactaran poner punto final a la comisión tras la renuncia de David Madí, secretario general de Comunicación y número dos de Artur Mas. La comparecencia de Madí, a puerta cerrada, fue la única que se llevó a cabo.

"Si no se han podido aclarar las responsabilidades políticas porque CiU y el PSC han decidido taparse sus vergüenzas, lo que está clarísimo es que se tienen que determinar las responsabilidades judiciales por unos actos susceptibles de ser considerados delitos", afirmó Herrera en el TSJC. El portavoz de ICV se personó ante el fiscal de guardia acompañado por otros dos miembros de la dirección -Josep Vendrell y Jordi Guillot- y el asesor jurídico del partido Joan Serra.

En la demanda se señala que existen indicios de falsificación de documento oficial y de malversación porque los precios pagados por los sondeos están por encima de las condiciones de contratación, salvo que el Ejecutivo disponga de encuestas que no ha hecho públicas.

El conseller en cap, Artur Mas, rehuyó pronunciarse sobre la denuncia de ICV. "Para nosotros este caso está absolutamente enterrado y archivado", afirmó durante su visita al Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, informa Europa Press. Y concluyó: "Que hagan lo que tengan que hacer; no hace falta hablar de esto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003