Dos cuñados mueren tiroteados en un ajuste de cuentas en Madrid

Uno de los supuestos homicidas recibió un balazo y fue detenido

Dos cuñados, Carlos de la Cruz Maya, de 36 años, y Miguel Cortés Cortés, de 29, murieron tiroteados ayer por dos individuos en el distrito de Hortaleza de Madrid. Los asesinos les dispararon por la espalda y luego los remataron en el suelo. La policía ha detenido a Alejandro López Reyes, de 27 años, como supuesto autor del crimen, relacionado con un ajuste de cuentas entre familias rivales de etnia gitana.

Era aproximadamente la una de la madrugada. Las víctimas se encontraban en la confluencia de las calles de Oña y de Siete Amigos y ya regresaban a su domicilio, en el barrio de los Ángeles, en un turismo Opel Omega negro. En ese momento, les salió al paso un coche de igual marca y modelo, de color blanco, que les cerró el paso. Del interior se bajaron los dos ocupantes y apuntaron con sendas escopetas a los cuñados. Éstos abrieron las puertas de su coche e intentaron huir a la carrera en direcciones opuestas, pero les resultó imposible. Carlos de la Cruz recibió un primer impacto de escopeta en la espalda. Quedó tirado en el suelo boca abajo.

Según varios testigos, el agresor se acercó a la víctima y estuvo unos instantes junto a ella. Entonces comenzó a decirle algo en voz inaudible para unos testigos que presenciaron el tiroteo desde una ventana, a unos 200 metros del lugar de los hechos. Después, el asesino levantó de nuevo la escopeta y le asestó un segundo disparo, que le reventó la cabeza. El tiro hizo que perdiera gran cantidad de masa encefálica. "Los dos últimos tiros han sonado como dos fortísimos estallidos. Estábamos tomando unas copas en casa, cuando hemos visto todo", señaló uno de los vecinos.

Mientras, el otro homicida persiguió a Miguel Cortés. Éste recibió el primer disparo en el pecho, mientras se giraba para mirar hacia atrás en su huida. Cayó a unos 25 metros del coche, en mitad de un descampado. Su asesino también se colocó a su lado y le remató de un disparo que le entró por la zona temporal izquierda. Sin embargo, Miguel llevaba un revólver plateado y, pese a la rapidez con que se produjeron los hechos, pudo sacarlo y disparar al menos tres proyectiles. Una de las balas alcanzó el hemitórax derecho de Alejandro López.

Los asesinos se montaron en el coche y salieron a toda velocidad en dirección hacia la autovía de Burgos. Abandonaron la zona "quemando rueda", según relató posteriormente un vecino, lo que le impidió ver la matrícula. Al llegar a la calle de Oña redujeron la velocidad. "Cuando salimos de casa, vimos que los dos muertos estaban en el suelo y con mucha sangre por todos los lados. Me llevé una impresión tan grande que no pude ni acertar a llamar por teléfono a la policía. Gracias a que vino mi vecino y llamó él...", explicó una vecina que también presenció los hechos.

Unos minutos después, ingresaba Alejandro López en el servicio de urgencias del hospital Ramón y Cajal, a unos siete kilómetros del lugar de los hechos. Presentaba un disparo de pistola en el hemitórax derecho. El herido, que está acusado de ser uno de los autores de los asesinatos, carece de antecedentes. Los agentes del Grupo VI de Homicidios de Madrid han cursado una orden de búsqueda y detención de su cómplice, un hombre de 26 años.

Uno de los fallecidos yace en el suelo en una calle del barrio de Santa Eugenia (Madrid).
Uno de los fallecidos yace en el suelo en una calle del barrio de Santa Eugenia (Madrid).CLAUDIO ÁLVAREZ

Sobre la firma

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción